autoretrato









El mundo afuera algunas veces me asusta. Entonces me asusto más cuando corro y me escapo al mundo adentro. Afuera me pierdo entre las multitudes, le digo tonterías al que me mete mariposas por los huesos, me miro en el espejo y tengo dudas. Adentro, sumergida y conversando con las estrellas de mar se siente como cuando dormía y mamá me daba su mano y yo pensaba que todo iba a estar bien.