Sal de mi calendario









el número 7
contando para atrás
era mágico


contando hacia adelante
se parece demasiado al que vendrá
inevitablemente lánguido
líquido
pastoso


hay domingos
babosos
que sellamos
con sal