Gastarse









nos tardamos un rato
en encontrar los resortes incómodos
las arrugas en las sábanas
las almohadas preferidas


el lado de la cama
donde fluyen los sueños
y el lado donde
quedan los párpados abiertos


las mañas
los caprichos
los rincones espesos
de lo no resuelto


las mañanas de prisas
y las noches de rendirse
en el sillón de la sala


las reacciones ebrias
a sobredosis de glucosa
o a desencantos políticos


las adorables maneras de bailar
las formas de acallar las tormentas
esas mil y una maneras de perder
las llaves de la casa


esa nostalgia adolescente
que se evidencia en
un cambio de pronombre


y sobre todo
el caos que antecede
a todas las salidas tardías


a veces nos toma más tiempo conocernos
que decirnos adiós
o devolvernos los peluches

Sin título









mareas
se mueve el piso
y parece que el techo está debajo


bajo mi pierna
me anclo
y todo vuelve al inicio
en su lugar


pero mareas
me balancean el barco
con tus soplidos
de semidios

liberarte









Así como nos hemos liberado de los sostenes, el arte debe liberarse de los museos. Está comprobado que reprimir en lugar de liberar, puede ser estéticamente válido pero termina generando daños irreparables

Dime con quién andas…









el poeta toca su barba
mira las páginas con letras
y se pierde en ellas


el gesto me huele a soberbia


afuera,
alguien no sabe escabullirse
la reversa de su carro
toca un éxito de los años ochenta


a mi lado,
alguien planea ser infiel esta noche


“los poetas mienten”
dicen en el intermedio
“todos mienten”, digo yo
y prefiero que me canten bonito”


más tarde, mis sábanas
contendrán las gotas de otra colonia


confirmaré que ser fiel es estúpido
y que yo soy
por supuesto
ambas cosas

Algún hachazo









enamorarse
siempre ha sido
como sembrar un árbol


las parejas se abrazan
y al mundo
se le purifica el aire


yo por mi parte
bien podría ser semilla
pero ando en compañía de un leñador

Las putas llaves









decirle todos los días que baje la tapa del inodoro
leer el periódico en monólogo
el beso de despedida sin lengua, seco, aséptico


planchar una corbata
fingir demencia en las fiestas familiares
ponerme uñas de gelatina incomestible


bailar al ritmo de la olla de presión
de-pre-sión
depresión
(coloque el son de su cumbia favorita)


un condominio en edificio
un carro nuevo cada año
un jugador de fútbol
como prolongación de la existencia


a veces todo parece
un concurso de sábado por la tarde
una llave abre la puerta del tedio
la otra llave sólo me deja tus migajas

Sin título












me elevo del piso
vuelo
es un engaño
los globos me sostienen


bang
uno menos
ban bang
cada vez menos


y cuando no queda ilusión
de tu mano se escapa otro globo
me aferro al cordón
y así sucesivamente


en caída suave
inconstante
pero ineludible


* Imagen: grafitti de Banksy en Gaza.

Pregunta: ¿Cómo se llama un epígrafe que es imagen y no texto?

D-101









Este año, cada factura tiene una historia que contar. La declaración de renta bien puede ser un diario de viaje.