Shot V

A veces, como en el darse cuenta del hambre
te extraño tanto, que me duele saber de tu existencia

Afecto aplanado

la vida sigue
correos van
correos vienen
subo en el metro
voy al supermercado
empaco
cambio de casa
me aburro en reuniones
lavo la ropa
riego las plantas
me peino
escucho música
me baño
lavo mis dientes
cocino
como


pero igualito
a cuando alguien
se nos muere
constantemente
arrastro una falta
un vacío


un hasta pronto
que se hizo estatua de sal
y permanece clavado
en mi garganta
deshaciéndose


en el sabor
a lágrima
en las mañanas
en las tardes
en las noches
cuando duermo
cuando despierto
cuando escribo


y entonces
no te dejo ir
porque sé que no has muerto


y sé que no me equivoco
cuando siento
que vos también
arrastrás mi ausencia
en la caricia del gato
en la pantalla muda
en el teléfono


cuando tragás
el aire contaminado
y tiene menos sentido que antes
cuando ya de por sí no lo tenía