k

Aquí, las jacarandas
también se antojan
de nazareno
y las tortillas
también se acaban
al mediodía


pero los muros
en lugar de hablar en tú
hablan de vos
(bueno, no de vos
aunque sí
todos los muros
hablan de vos)


parece que repiten
el grafitti
que pintamos
en la puerta


ése que dice
somos católicos
no insista
en esta casa
constantemente
cantamos adiós

amar en ceros y unos









miro el teclado y descubro
que la b y la v me dan envidia


no porque con ellas te escriba yo los besos
o las partes del cuerpo


sino porque están tan cerca
que a beces no savemos la diferencia