Piratería y Software Libre

Traducción de “Piracy and Free Software” publicado por Mako Hill el 11 Oct 2010 en Copyrighteous

Este ensayo es un resumen de mi presentación en el taller Inlaws and Outlaws, realizado del 19-20 de agosto, 2010 en Split, Croacia. El taller reunió a defensores de la piratería, con participantes de los movimientos de cultura y software libres.

En Por qué el software no debe tener propietarios, Richard Stallman explica que, si un amigo le pide a usted un software y la licencia de ese software le limita compartirlo, usted tendrá que elegir entre ser una mal amigo o violar la licencia de ese software. Stallman sugiere que las personas usuarias deberán elegir el menor de dos males y elegirán violar la licencia. Él enfatiza que es injusto pedirle a una persona usuaria que haga una elección como esa.

En años recientes, los partidos piratas han crecido a lo largo de muchas partes del mundo desarrollado. Por supuesto, la piratería sigue siendo el medio primordial de distribución en la mayor parte del resto. Los defensores del acceso a la información se han reunido y organizado bajo la etiqueta de “piratas”, representando la elección de compartir por sobre el cumplimiento de los términos de la licencia.

Los movimientos de software libre y de código abierto (FLOSS) y de cultura libre parecen tener una reacción de confusión y conflicto ante todo esto. Por un lado, los mayores proponentes de varios partidos piratas son incondicionales hacia el software libre y varios partidos piratas han hecho de la defensa del FLOSS un componente de sus plataformas políticas. La oposición clara de los Partidos Piratas hacia las patentes de software y los DRM tienen resonancia en las comunidades, tanto de FLOSS como de cultura libre. Por otra parte, los líderes del FLOSS -incluyendo a Stallman- nos han advertido acerca de las políticas anti-copyright de los piratas. Líderes de culture libre, como Lawrence Lessig, repetidamente y vociferando ha denunciado la piratería, y han tratado como una afrenta cuando se les asocia con piratería, distanciando su trabajo y a ellos mismos de la piratería.

Las personas defensoras del FLOSS y la cultura libre ¿deben adoptar a los piratas como compañeros de lucha o condenarlos? ¿Debemos elegir entre estar con los piratas o estar contra ellos? Nuestras comunidades no parecen tener articulado un consenso claro y consistente.

Creo que, intuitivamente, si usted toma una posición firme basada en principios, en favor de la libertad de información y distingue entre principios y tácticas, es posible tener una respuesta matizada “a medio camino” hacia la piratería. A la luz de una creencia basada en principios, de que las personas usuarias deben tener la posibilidad de compartir información, podemos concluir que no hay nada éticamente incorrecto en la piratería. Las licencias tienen poder legal pero están protegidas por leyes de “propiedad intelectual” que son injustas. Habiendo dicho eso, los principios no son la única razón por la cual, las personas activistas deciden hacer las cosas. Muchos trucos políticos son malas ideas, no porque sean incorrectas, sino porque no funcionarían y tendrían efectos secundarios negativos. Las tácticas también importan. Aún cuando no exista nada éticamente incorrecto con la piratería desde la perspectiva del software libre y la cultura libre, ésta puede aún así ser una mala idea. Existen al menos tres razones tácticas que podrían motivar al software libre y la cultura libre a no apoyar la piratería o a no participar en movimientos o política favorable a la piratería.

Primero, un irrespeto sistemático por el copyright, mina el respeto por todas las licencias, las cuales han sido de un beneficio táctico enorme para el software libre y un factor de éxito cada vez más creciente para la cultura libre. Las licencias Copyleft como la GPL o la CC-BY-SA tienen poder sólo porque el copyroght lo tiene. Como ha sugerido Stallman, las acciones anti-piratería con acciones anti-copyleft. Eso no tiene que ser un argumento en contra de los intentos de limitar el copyright. De hecho, creo que nosotros debemos reducir el copyright. Pero debemos dar los pasos cuidadosamente. En el clima actual del copyright, creo que copyleft ofrece una nueva ventaja. ¿Por qué los demás deberían respetar nuestras licencias si nosotros no respetamos las suyas? Mirando a largo plazo, debemos sopesar los beneficios de promover la violación sistemática de licencias privativas con la adhesión a los movimientos de software y cultura libres.

Segundo, la piratería es fundamentalmente retrógrada. Parte de su resonancia como símbolo político proviene del hecho de que la piratería representa una manera en la que los consumidores de bienes mediáticos pueden pelear contra de un grupo de compañías que les ha atacado a ellos (con demandas, sistemas DRM y satanizaciín en la propaganda) por compartir de formas que la mayoría de consumidores creen, son naturales y socialmente positivas. Como resultado de eso, la mayoría de quienes defienden la piratería que hablan en contra de las DRM en los estarían tan felices de usar NetFlix para subir películas restringidas por las DRM por $5 al mes como estarían felices de descargarlas gratuitamente. Los mejores month as they were to download for free. Los mejores gritos de batalla no siempre se traducen en los más robustos movimientos.

Tercero, a través de su enfoque en la reacción, un diálogo acerca de la piratería evita el compromiso con las preguntas difíciles acerca de con qué vamos a reemplazar el actual sistema fracturado de copyright. Una posición basada en principios sugiere que es nuestra prerrogativa ética, el crear modelos alternativos. El movimiento de software libre ha sido exitoso porque ha creado esa prerrogativa y entonces, lentamente en el tiempo, ha brindado ejemplos de alternativas factibles. Una posición basada en principios para el software libre no requiere que se provean de nuevos sistemas factibles inmediatamente, pero hace del desarrollo de aproximaciones sustentables y creativas, una prioridad. Atacar el sistema sin siquiere intentar hablar acerca de modos alternativos de producción es insustentable. El software libre y la cultura libre hacen un llamado por una revolución. La piratería hace un llamado a un amotinamiento.

La piratería, en estos tres sentidos, puede verse como táticamente imprudente, sin que necesariamente sea antiética. Tomando una posición basada en principios, es posible construir y trascender, el comentario de RMS. En términos de la cultura libre y el software libre, podemos sugerir que la piratería no es éticamente incorrecta, pero que es una forma imprudente de intentar promover el compartir. Sin ser hipócrita, podemos decir: “No pienso que la piratería sea antiética. Pero no la apoyo”.