Dennis Ritchie: Uno de los grandes de la “Primavera Nerd”

Esta es la traducción que hice del post que Rob Pike colocó en su Google+. Rob Pike (guardando las proporciones con Ritchie) es también un importante gestor de lo que hoy disfrutamos en la computación y actualmente trabaja en Google.

Aún no me ha dado permiso de poner el post pero asumo que no habrá problema. Si me pide quitarlo pues… tristemente lo quitaré.

…………………………………………………

Rob Pike  –  Ayer a la(s) 17:49  –  Público

Fui sorprendido al ver cuántas personas respondieron a mi post en Google sobre la reciente muerte de Dennis Ritchie. Su influencia en la comunidad técnica fue vasta y es gratificante ver que es reconocida. Cuando Steve Jobs murió hubo un lamento muy amplio -y bien merecido fue- pero es válido hacer notar que el resurgimiento de Apple dependió en grande del trabajo de Dennis con C y Unix.

El lenguaje de programación C es muy viejo ahora, pero sigue activo y aún es muy utilizado. Los kernels [núcleos del sistema] de UNIX y LINUX (el de MacOS y pienso que incluso el de Windows) son todos programas en C. Los navegadores de Internet y los servidores más importantes están en C o C++ y casi todo el resto de los ecosistemas de la Internet están en C o en un lenguaje dervado (C++, Java), o en un lenguaje cuya implementación está en C o en un lenguaje derivado (Python, Ruby, etc.). C es también un lenguaje común de implementación para firmware de redes. Y así sucesivamente.

Y todo eso, sólo en cuanto a C.

Dennis también fue la mitad del equipo que creó Unix ( la otra mitad fue Ken Thompson), que de una forma u otra (yo incluyo a Linux) corre en todas las máquinas de los datacenters de Google y probablemente en la mayoría de las granjas de servidores. La mayor parte de los servidores corre sobre kernels Unix; la mayoría de los navegadores web que no son de Micrsosoft corren sobre kernels Unix de alguna manera, incluso muchos teléfonos.

Y hablando de teléfonos, el software que hace correr la red telefónica está escrita mayormente en C.

Pero esperen, hay más.

A finales de los años 70. Dennis se unió a Steve Johnson para migrar Unix a la Interdata. Fuera de contexto es difícil ver cuán radical era la idea de un sistema operativo que se pudiera migrar o mover; en ese tiempo los sistemas operativos se escribían mayoritariamente en lenguaje de ensamblador y estaban firmemente empotrados a marcas específicas de computadoras, tanto en lo técnico como lo mercadológico. Unix, por su inusual posición (aunque no era el único) de ser escrito en un lenguaje de alto nivel, podría correrse en una máquina que no fuera la PDP-11. Dennis y Steve dimensionaron la oportunidad y para inicios de los años 80, Unix había sido migrado por la comunidad de código abierto -la cual aún no se llamaba así- a esencialmente cualquier minicomputadora existente. Eso significó que si yo escribí mi programa en C, éste podia correr en casi cualquier minicomputadora. De repente, la pareja entre el hardware y el sistema operativo se había roto. Unix fue el gran ecualizador, la fuerza que empujó la Primavera Nerd que liberó el programar de las garras de los fabricantes de hardware.

El hardware ya no importaba más, desde que todos corrían Unix. Y como no tenía importancia, el hardware compitió por su dominancia contra otro hardware; el software se daba por sentado. Windows obviamente jugó un papel en el surgimiento de x86, pero la gente de Unix sólo aprovecharon eso. El hardware barato significó instalacones baratas de Unix; todos ganamos. Todo ese desarrollo en red que inició a mediados de los 80 sucedió con Unix, porque ese fue el ambiente en el que se hiceron las cosas que eran realmente importantes. Si Unix no se hubiera migrado a la Interdata, la Internet, si es que hubiera siquiera existido, hoy sería un lugar muy distinto.

Leí en un obituario de Steve Jobs que Tim Berners-Lee hizo el primer desarrollo de la WWW en una NeXT box, creada por la compañía que Job tenía en aquel tiempo. Bueno, ustedes saben cuál sistema operativo corría en las NeXT y cuál lenguaje.

Aún a su manera modesta, creo que Dennis estaba muy orgulloso de su legado. Y con toda razón: pocos logran siquiera una fracción de todo eso.

Hasta pronto, Dennis, y gracias por toda la magia.

Nota: La licencia CC con la que comparto este blog no cubre los posts traducidos. Para conocer la licencia que el autor prefiere deben dirigirse directamente a él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *