Declaración de Franklin Street sobre la libertad y los servicios de redes

Comparto la primera de lo que espero, sea una serie de traducciones para difundir los planteamientos del Grupo de trabajo Autonomo.us

Esta es una traducción libre de: Franklin Street Statement on Freedom and Network Services

14 de julio de 2008
Por Benjamin Mako Hill

La generación actual de sevicios de redes o el Software como Servicio puede acarrear ventajas sobre el software tradicional instalado localmente, al facilitar el despliegue, la colaboración y el agregado de datos. Muchas personas usuarias han comenzado a preferir confiar en ese tipo de servicios que en el software que pueden proveer ellas mismas o sus organizaciones. Este movimiento hacia la centralización tiene efectos poderosos en la libertad de software y la autonomía de las personas usuarias.

El 16 de marzo de 2008, un grupo de trabajo se reunió en la Free Software Foundation para discutir asuntos sobre la libertad de las personas usuarias a raíz del auge de los servicios de redes. Consideramos cierto número de asuntos, entre ellos, cuáles son los impactos que estos servicios tienen para la libertad de las personas usuarias, y cómo quienes implementan estos servicios de redes pueden ayudarles o dañarles. Creemos que esta será una discusipon continua, a lo largo de muchos años. Nuestra esperanza es, que las comunidades de software libre y de código abierto acogerán y adoptarán estos valores cuando piensen acerca de la libertad de las personas usuarias y los servicios de redes. Esperamos trabajar con organizaciones, incluyendo a la FSF, para tener un liderazgo moral y técnico sobre este asunto.

Consideramos los servicios de redes que son Software Libre y que comparten datos libres como un buen punto de inicio para asegurar la libertad de las personas usuarias. Aunque no hemos definido formalmente aún lo que puede constituir un “Servicio Libre”, sí tenemos sugerencias que las personas desarrolladoras, proveedoras de servicios, y usuarias, deberían considerar:

Se exhorta a las personas desarrolladoras de software de servicios de redes a:

  1. Usar la GNU Affero GPL, una licencia diseñada específicamente para software de servicios de redes, para asegurar que las personas usuarias de los servicios tengan la posibilidad de examinar el código fuente o implementar su propio servicio.
  2. Desarrollar bajo licencias libres, alternativas a servicios populares existentes no libres.
  3. Desarrollar software que pueda reemplazar los servicios centralizados y de almacenamiento de datos, con software distribuido y despliegue de datos, devolviéndole el control a las personas usuarias.

Se exhorta a las personas proveedoras de servicios a:

  1. Elegir Software Libre para su servicio.
  2. Liberar los cambios para requisitos particulares hechos a su software, bajo una licencia de Software Libre.
  3. Hacer que los datos y los trabajos de autoría estén disponibles para las personas usuarias de su servicio, bajo términos legales y en formatos que permitan a estas personas, mover y usar los datos fuera de su servicio. Esto significa:
  • Que las personas usuarias deben controlar sus datos privados.
  • Los datos disponibles para todas las personas usuarias del servicio deben estar bajo los términos aprobados para los Trabajos Culturales Libres o Conocimiento Abierto.

Se exhorta a las personas usuarias a:

  1. Considerar con cuidado si del todo se usa o no, software en la computadora de alguien más. Cuando sea posible, deben usar equivalentes de Software Libre corriendo en su computadora. Los servicios pueden tener beneficios sustanciales, pero representan una pérdida de control para las personas usuarias e introducen problemas severos de libertad.
  2. Cuando estén decidiendo si se usa o no un servicio de redes, buscar servicios que sigan los lineamientos mencionados anteriormente, de manera que, si fuera necesario, todavía tendrían la libertad de modificar o replicar el servicio sin perder sus datos propios.

La computadora en mi bolsillo

Esta es una traduccion libre y no-oficial de la entrada “The computer in my pocket” del blog de Mako Hill.
—————–
Si no estamos mal con las proyecciones, para finales de este año, el mundo será el hogar de 3 billones de teléfonos móviles. Eso es casi un teléfono por cada uno de los seres humanos vivos. Aunque estos teléfonos abren todo un mundo de nuevas e importantes oportunidades en comunicación, creatividad y cooperación — y es importante no subestimar ese hecho — éstos también representan un paso hacia un tipo de antiutopía tecnológica no muy diferente a la que Stallman plantea en El derecho a leer. Los teléfonos representan una de las tecnologías más cerradas, propietarias y por lo general, no libres entre las que son más distribuidas. Las implicaciones para la libertad de software y el empoderamiento tecnológico son una calamidad.

Pero a pesar del hecho de que los teléfonos móviles representan lo que puede ser la amenaza más gigantesca a la libertad de software en la actualidad, la comunidad de software libre — con un número de notables excepciones a las que quiero a la vez agradecer y poner creciente atención — ha permanecido en su mayoría, silenciosa acerca de este asunto.

Conozco a apasionados defensores de la libertad de software que trabajan sin descanso para que ellos mismos y el mundo, se deshagan de un puñado de blobs binarios en el kernel Linux — trabajo importante del cual todos nos beneficiamos. Y aún, algunos de esos “de línea dura” no parecen ajustar sus teléfonos a los mismos estándares que sus laptops. La decisión de Ubuntu de lanzar un nuevo driver binario sigue siendo más controversial que el hecho de que la gran mayoría de la población usuaria de computadoras no conoce otra cosa que las computadoras basadas sobre un teléfono, las cuales permanecen increíblemente no libres y casi por completo son imposibles de liberar si las comparamos con las computadoras personales. Para la mayoría de las personas usuarias de computadoras, no hay opción y esencialmente, tampoco esperanza para liberar sus aparatos actuales.

Me deja perplejo que cualquiera, especialmente los defensores del software libre, se pongan felices con esas computadoras no-libres [1]. Creo que parte de la razón descansa sobre el hecho de que la mayoría de los usuarios de teléfonos móviles, y aún la mayoría de de los usuarios a quienes les importa la libertad de software y la autonomía tecnológica, no conciben sus teléfonos como computadoras. Concebir nuestros teléfonos como computadoras, no resolverá todos los problemas a los que he aludido, pero hacer eso sigue siendo el primer paso esencial hacia cualquier solución. Mientras debemos trabajar aún para construir teléfonos libres que sean viables, ampliamente accesibles y convincentes, debemos convencer primero, tanto a las personas usuarias como a las desarrolladoras, de que esta es una meta importante. Recordarle a la gente que nuestros teléfonos -tanto libres como no libres- son computadoras poderosas de uso general sigue siendo una parte importante y todavía, en gran parte no satisfecha, de este proceso.

Debemos encontrar formas de recordarnos a nosotros mismos y a los demás, del hecho de que los teléfonos modernos son computadoras poderosas con interfaces poderosas que son útiles para una inimaginable variedad de aplicaciones arbitrarias. Debemos enfocarnos en el hecho de que estas computadoras tienen micrófonos, sensores, y otros sensores y que les confiamos nuestros secretos más íntimos y datos más sensibles. No debemos olvidar que, en casi todos los casos, estas computadoras siguen siendo controladas, completa y definitivamente, por compañías en las cuales, muy pocos de nosotros confiamos del todo.

No estoy seguro de cómo lograremos cumplir esta tarea. Pero más de nosotros debemos pensar largamente y de forma creativa sobre este problema. Yo seguiré llamando a mi teléfono “mi computadora” como un primer paso, muy personal. He hecho esto la semana que pasó y ha llevado a conversaciones con conocimientos algo confusos.

Por supuesto, esto no hace que mi teléfono sea menos libre. Pero sí significa que estoy hablando más acerca de lo no libre que la mayoría de nosotros llevamos puesto en forma demasiado silenciosa. En este punto, eso parece un progreso.

[1] Como muchos defensores de software libre, mi teléfono también es una computadora que correo una combinación de software libre y no libre. Lo uso infelizmente y estoy haciendo lo que puedo para cambiar esto.

———-

Notas de Caro:

Entre los comentarios al post de Mako, encontré algo sobre el proyecto Replicant, que trabaja para que los teléfonos HTC Dream  puedan correr con software 100% libre. Necesitan desarrolladores… a ver si alguien se apunta.

Por otro lado, no sé si cuajará el asunto, pero hay alguna posibilidad de que la Universidad de Sao Paulo en Brasil, tome el proyecto del Freerunner como suyo. Leer más en LWN.

More about stealing good ideas

Ok, let me ask again… What happened with the 150 thousand great ideas Google received for free with their 10 to the 100th project? Since october 20th 2008, people could not send more ideas… They claimed they received 150 thousand ideas. The terms of the contests said, Google would choose 100 ideas, people would vote to choose 20 semifinalists and then “a group of experts” should choose the five better ideas. It’s july 2009 now… and nothing happens, and nobody says anything.

I sent an e-mail to Brad Stone, from New York Times today. Maybe, he can do some research and ask Google about this. Why Brad Stone? Well… I just read the article he wrote about Amazon erasing books from user’s devices. Maybe he will answer, maybe not.