Retos para el software libre en latinoamérica

Vladimir di Fiore de SOLAR Argentina y Carolina Flores de Software Libre Centroamérica estamos promoviendo una cyber-tertulia llamada: “Retos para el software libre en la actualidad”.

¿De qué queremos hablar?

En principio, nos gustaría conversar sobre el crecimiento del software libre en nuestros países, si somos consumidores o gestores, si la libertad de software se ha visto afectada por el auge del software libre a nivel mundial, cuáles proyectos son estratégicos para la región, entre otros.

Todos los temas serán bienvenidos y esperamos que llegue gente de todos los países de América Latina. Ayúdennos a difundir.


Canal IRC: #sl-centroamerica en freenode
Jueves 8 de marzo
18:30 México y Centroamérica GMT-6
19:30 Panamá GMT-5
21:30 Argentina GMT-3

¿Qué son las CyberTertulias?

Hace unos meses, David Narváez escribió a la lista de Software Libre Centroamérica para proponer las CyberTertulias: reuniones informales en el canal de IRC para tratar “temas que atañen al Software Libre desde el punto de vista del hacktivismo, y están por lo tanto enfocadas al impacto social de este movimiento. En otras palabras, aquí no enseñamos cómo configurar Compiz :)”. Las reuniones están motivadas porque “la comunidad de Software Libre Centroamérica se encuentra dispersa en una amplia región geográfica con poca facilidad de movilización (comparada con otras regiones como Europa) y es, por lo tanto, difícil tener encuentros presenciales donde discutir temáticas que afectan al activismo en Software Libre. Estas reuniones buscan promover el intercambio de opiniones e ideas entre los miembros de SLCA que tienen mayor interés y conocimiento acerca de los aspectos sociales y técnicos del Software Libre, y a la vez permitir que más miembros puedan conocer acerca de estos temas y aportar sus puntos de vista. Son, por lo tanto, reuniones de carácter estratégico y didáctico al mismo tiempo”.

Ya se han realizado varias pero no he podido participar más que en “la sobremesa” sobre ACTA, por el horario de mis clases. Ahora, hemos planeado una tertulia para jueves y ahí estaremos 🙂

…andaba de parranda

No ando perdida, es que estoy subida en el LibreBus, donde más de 20 personas que trabajamos por el Software Libre, la libertad de expresión, la biodiversidad y el conocimiento como bienes comunes y la libertad para compartir, vamos visitando San José, Liberia, Granada, Managua, Tegucigalpa, San Salvador, Ciudad de Guatemala y Panajachel. Asómense:
librebus.org

 

 

Ni los crackers son una galleta, ni los hackers son delincuentes

Esta semana, hubo un gran revuelo en Costa Rica porque el sitio web de la Asamblea Legislativa fue intervenido por algún cracker. No sólo cambiaron el destino en su nombre de dominio (que implicaría un nivel “superficial” de intrusión). Alguna gente dice que se ingresó hasta el servidor donde el sitio está alojado (situación que sería mucho más grave).

Ya hace unos meses, al sitio web de la Casa Presidencial le sucedió lo mismo. En esa ocasión, quienes administran el sitio web y los servidores se lavaron las manos culpando al software utilizado (Joomla). Eso es suficientemente absurdo para una causal de despido, pero ya sabemos cómo funcionan las cosas con los sitios web de gobierno: son los más feos del mercado y por mucho, los más caros. El de la Asamblea, ya sabemos cuánto costó pero ¿los demás?

En esta y otras ocasiones, los medios de comunicación siguen repitiendo el mismo error: llaman hacker a lo que en realidad es un cracker. Y lo peor, es que el error es general. En BBCMundo en el 2008 se publicó un artículo clarificando el término:

la frase “pirata informático” se aplicaría más bien al término “cracker” que, según el Archivo de jerga de los hackers, es un “entrometido malicioso que se la pasa husmeando para descubrir información confidencial”..” (¿Qué es un hacker?)

Y aún así, siguen usando mal la palabra hacker. Lo mismo sucede en La Nación en Costa Rica, pero eso no debería sorprendernos. En el Fusil de Chispas, sí. Se supone que las personas más jóvenes o mejor informadas que estamos en contacto con la tecnologías de información y comunicación, damos charlas y escribimos sobre estos temas, debemos ser parte del cambio al compartir conocimientos.

Sobre todo, quienes nos maravillamos con la Internet y las posibilidades que nos ha brindado, debemos estar muy agradecidos y agradecidas con todos esos hackers de la Universidad de California (en Los Angeles y Santa Bárbara), Universidad de Stanford y Universidad de Utah, que inclinaron la balanza hacia su propuesta cultural de descentralización, desconfianza hacia las autoridades, anarquía cooperativa y la propuesta de que toda la información debe ser libre (lo que se llama “Cultura Hacker”). De no ser por estos atrevidos y locos genios, la Internet habría sido uno más de los experimentos que están en manos de la “inteligencia” militar y sería un servicio privado… algo que por cierto, se está intentando ahora y otra vez, es a los y las hackers del software libre, hardware libre y conocimiento libre a quienes debemos agradecer que sigan dando esa lucha.

Resumiendo: cada vez que leamos o escribamos sobre “hackers” preguntémonos a qué nos estamos refiriendo y si el término está bien empleado. De otra manera, estamos haciéndole favores a los dinosaurios que pretenden que seamos autómatas con la tecnología,  y seguimos siendo vehículo de desprestigio a los hackers. Lo mismo cuando hablemos de “piratas”… pero esa fue historia de otro post.

Hacker Space en San Francisco.

En Costa Rica está naciendo uno.

Para leer más: http://www.paulgraham.com/gba.html

¿Por qué apoyar económicamente a la FSF?

“Mientras nuestras vidas se vuelven cada vez más mediatizadas por la tecnología, la pregunta sobre quién controla la tecnología se convierte en otra manera de preguntar ¿quien nos controla a nosotros?”

Mako Hill encabeza la última semana de recolección de fondos para Free software Foundation. Aquí la petición y en su blog: por qué apoya esta causa copyrighteous. No dejen de leer el post y sobre todo,  si aún no se han afiliado ¡háganlo!  hay varias modalidades y todas las contribuciones suman. Si ya son socios de la FSF pero siguen contribuyendo como estudiantes (y ya no lo son) piensen si pueden aportar un poco más.

Me atrevo a decir que no existe una organización de todas las que agrupan al Software Libre que sea tan importante como lo es la FSF. Muchas veces he discutido esto con amigos y es un tema controversial por las actuaciones excéntricas y contraproducentes de Stallman, pero si miran más allá de eso, la Free Software Foundation es el faro que marca el rumbo. A partir de ahí, podemos irnos hacia la izquierda o la derecha, anclarnos o avanzar hacia la luz, regresarnos y repensar hacia dónde vamos… pero la importancia del faro es siempre estar ahí cuando cae la oscuridad. No ha habido tiempos más oscuros que estos desde que el Software Libre reivindicó nuestros derechos por primera vez, así que ahora es cuando más debemos fortalecer esta organización.

No es un impostor: abrí un perfil en Facebook

Como muchos de ustedes sabrán, me he resistido durante mucho tiempo a abrir un perfil en Facebook. Para algunos, por neurosis, razones paranoicas o teorías de la conspiración; para otros, por esas mismas razones (cuando les parecen válidas) y por congruencia con mis principios acerca de la libertad de expresión y la necesidad imperiosa de que esa libertad sea sustentable, autónoma, segura y verdadera. Es decir, la libertad de expresión no siempre es libre y Facebook es una de las tantas plataformas que lo demuestran. Ahora mismo, eso no es tan importante pero créanme, dentro de algunos años lo será.

Aún la neutralidad de la internet existe (a pesar de las graves amenazas y las pésimas noticias recientes en la Unión Europea) pero todos los intentos de las empresas proveedoras de servicios de Internet están empujando hacia la privatización, como hicieron con la radio en su tiempo. ¿Alguien recuerda que la radio podría ser un medio tremendamente democratizador, si las frecuencias no se vendieran? ¿no les parece extraño, que siendo el espectro radioeléctrico un bien común, tengamos que pagar millones de millones para tener un permiso de utilizarlo?

Si no me creen, ríanse un poco con este video (lo pongo en flash por las anotaciones que le dan sentido):

Un informe del Secretario de Estado de Economía Digital francés filtrado recientemente revela el esfuerzo del Gobierno para enterrar profundamente la neutralidad de la Red en ese país.

Entonces, la libertad de expresión por medio de la Internet depende de la neutralidad de la red… algo que defienden (o negocian a cambio de un buen acuerdo para ellas, no necesariamente para nosotros) empresas como Google, Apple e incluso seguramente Facebook… porque sus negocios dependen de esa neutralidad.

Pero la libertad de expresión también depende de la libertad de generar redes y compartir contenidos e información por medio de esas redes, algo que ya no le suena tan bien a empresas como Google, Apple, Microsoft, Facebook y muchas otras. ¿Por qué? Porque el poder de esas empresas (en algunos casos sólo económico, en otros el poder es además ideológico y de control social) depende de la concentración de la información en pocas manos. Y no sólo depende de la concentración de la información, también depende de generar dependencia absoluta hacia sus servicios, productos y modelos de negocio. Es decir, Apple necesita que sólo compremos Apple porque los aparatos de Apple sólo funcionan con aplicaciones hechas por o para Apple, que venden canciones que Apple puso ahí y así seguimos… Apple es de todas, la empresa que tiene el peor modelo para nuestra libertad y es justamente la que está logrando con mayor éxito su objetivo. ¿Y las demás? Al menos no venden el aparato pero cada una en su estilo, tiene como eje central de éxito, lograr que centralicemos todas nuestras operaciones a través suyo.

Y la libertad de expresión también depende de que cada vez más personas tengan educación, alfabetización… cosas que dependen también del acceso y la apropiación de la tecnología… algo que a MIcrosoft le ha interesado durante mucho tiempo porque entre más personas tengan computadoras en un mundo en el que la mayoría cree que sólo Windows existe… más rica se hará la compañía. Pero ese interés le ha llevado a boicotear proyectos (ingenuos sí, pero bien intencionados) como el de One Laptop per Child. Esta empresa además se sostiene en un modelo extorsivo que persigue a los grandes clientes por incumplimiento de licencias pero a la vez, permite el posicionamiento de sus formatos como oficiales de facto, gracias a lo que llaman “piratería” y mil ejemplos más… sin contar con el enorme daño que le hace a los niños, ser educados como autómatas de la tecnología, cuando podrían ser creadores de la misma.

¿Y Facebook qué tiene que ver en este asunto?

Facebook ha logrado que centralicemos nuestras relaciones sociales a través suyo. ¿Qué cosa puede brindar tanto poder, como mediar todas nuestras relaciones sociales, preferencias comerciales, gustos, posiciones ideológicas etcétera? Y a pesar de que actualmente es posible manejar con cierta seguridad los niveles de privacidad en Facebook, más que compartir una foto con alguien que alguna vez me ha visto en la calle y considera que debo llamarle “amigo”, me preocupa compartir la información con quienes la usan para crearse un perfil cada vez más exacto de mí cruzando todos los datos que apenas en dos semanas he colocado. Es decir, es el típico caso de “entre más sensación de privacidad tengan, más información nos comparten a nosotros (léase la empresa Facebook y las empresas a las cuales, se les vende nuestra información) no importa si a sus amigos no se lo dicen”. O sea, hay que se menso para tener un perfil aquí y ahora puedo decirlo con tranquilidad de que no se enojen… porque ya tengo uno.

Trabajo desde hace rato en el tema de seguridad de la información y de las cosas más difíciles ha sido, tratar de que la gente comprenda que entre más confianza exista con alguien, más cuidado hay que tener con la información que compartimos por vías que no sean cara a cara en lugares seguros. También ha sido bien difícil que se comprenda:

  • Mientras dependamos de proveedores de Internet que pueden monitorear todo lo que hacemos y decimos
  • Mientras trabajemos documentos, tengamos correos y nuestra información en la red en servidores que no nos pertenecen a nosotros o a colectivos confiables
  • Mientras sigamos permitiendo que empresas con fines de lucro determinen qué podemos y no podemos hacer con los aparatos y el software que “alquilamos” (porque nuestros no son… que lo digan los que tienen un Kindle de Amazon)
  • Mientras no comprendamos que la libertad en nuestra época depende de cuál tecnología usamos y cómo la usamos

No vamos a tomar las decisiones y construir las soluciones que necesitamos para defender nuestros derechos civiles y políticos, económicos, culturales y humanos en general.

¿Y entonces, por qué uso Facebook?

Porque la gente lo usa y es aquí donde se comunican, donde hacen campañas e invitan a los cumpleaños. Es decir, uso Facebook para poder analizarlo pero también para reencontrarme con la gente que al parecer, se olvidó de que tomarse un café no sustituye decir “me gusta” en una frase que escribí.

Y sin embargo, no creo que lo use por mucho tiempo. Sigo esperando a que un día se despierten y cierren su perfil, me llamen para que les explique cómo se hace para usar software que no les espíe ni los ate a una única tecnología (o a varias con los mismos fines) y se unan a la resistencia. Y no me avisen por Facebook, por favor.

Declaración de Franklin Street sobre la libertad y los servicios de redes

Comparto la primera de lo que espero, sea una serie de traducciones para difundir los planteamientos del Grupo de trabajo Autonomo.us

Esta es una traducción libre de: Franklin Street Statement on Freedom and Network Services

14 de julio de 2008
Por Benjamin Mako Hill

La generación actual de sevicios de redes o el Software como Servicio puede acarrear ventajas sobre el software tradicional instalado localmente, al facilitar el despliegue, la colaboración y el agregado de datos. Muchas personas usuarias han comenzado a preferir confiar en ese tipo de servicios que en el software que pueden proveer ellas mismas o sus organizaciones. Este movimiento hacia la centralización tiene efectos poderosos en la libertad de software y la autonomía de las personas usuarias.

El 16 de marzo de 2008, un grupo de trabajo se reunió en la Free Software Foundation para discutir asuntos sobre la libertad de las personas usuarias a raíz del auge de los servicios de redes. Consideramos cierto número de asuntos, entre ellos, cuáles son los impactos que estos servicios tienen para la libertad de las personas usuarias, y cómo quienes implementan estos servicios de redes pueden ayudarles o dañarles. Creemos que esta será una discusipon continua, a lo largo de muchos años. Nuestra esperanza es, que las comunidades de software libre y de código abierto acogerán y adoptarán estos valores cuando piensen acerca de la libertad de las personas usuarias y los servicios de redes. Esperamos trabajar con organizaciones, incluyendo a la FSF, para tener un liderazgo moral y técnico sobre este asunto.

Consideramos los servicios de redes que son Software Libre y que comparten datos libres como un buen punto de inicio para asegurar la libertad de las personas usuarias. Aunque no hemos definido formalmente aún lo que puede constituir un “Servicio Libre”, sí tenemos sugerencias que las personas desarrolladoras, proveedoras de servicios, y usuarias, deberían considerar:

Se exhorta a las personas desarrolladoras de software de servicios de redes a:

  1. Usar la GNU Affero GPL, una licencia diseñada específicamente para software de servicios de redes, para asegurar que las personas usuarias de los servicios tengan la posibilidad de examinar el código fuente o implementar su propio servicio.
  2. Desarrollar bajo licencias libres, alternativas a servicios populares existentes no libres.
  3. Desarrollar software que pueda reemplazar los servicios centralizados y de almacenamiento de datos, con software distribuido y despliegue de datos, devolviéndole el control a las personas usuarias.

Se exhorta a las personas proveedoras de servicios a:

  1. Elegir Software Libre para su servicio.
  2. Liberar los cambios para requisitos particulares hechos a su software, bajo una licencia de Software Libre.
  3. Hacer que los datos y los trabajos de autoría estén disponibles para las personas usuarias de su servicio, bajo términos legales y en formatos que permitan a estas personas, mover y usar los datos fuera de su servicio. Esto significa:
  • Que las personas usuarias deben controlar sus datos privados.
  • Los datos disponibles para todas las personas usuarias del servicio deben estar bajo los términos aprobados para los Trabajos Culturales Libres o Conocimiento Abierto.

Se exhorta a las personas usuarias a:

  1. Considerar con cuidado si del todo se usa o no, software en la computadora de alguien más. Cuando sea posible, deben usar equivalentes de Software Libre corriendo en su computadora. Los servicios pueden tener beneficios sustanciales, pero representan una pérdida de control para las personas usuarias e introducen problemas severos de libertad.
  2. Cuando estén decidiendo si se usa o no un servicio de redes, buscar servicios que sigan los lineamientos mencionados anteriormente, de manera que, si fuera necesario, todavía tendrían la libertad de modificar o replicar el servicio sin perder sus datos propios.

La libertad

Creo que todos buscamos lo mismo,
no sabemos muy bien qué es ni dónde está.
Oímos hablar de la hermana más hermosa,
que se busca y no se puede encontrar.
La conocen los que la perdieron,
los que la vieron de cerca irse muy lejos.
Y los que la volvieron a encontrar,
la conocen los presos, la libertad.

Algunos faloperos, algunos con problemas de dinero,
porque se despiertan soñándola.
Algunos que nacieron en el tiempo equivocado, la libertad.
Todos los marginales del fin del mundo,
esclavos de alguna necesidad.
Los que sueñan despiertos,
los que no pueden dormir, la libertad.

Algunos tristemente enamorados,
pagando todavía el precio del amor.
Algunos que no pueden esperar,
y no aguantan más la necesidad.
Algunos cautivos de eso,
que no saben dónde mirar.
Tengo algunos hermanos y una hermana muy hermosa; la libertad.
Igual que Norberto,
me pregunto muchas veces, dónde está.
Y no dejo de pensar,
será solamente una palabra,
la hermana hermosa; la libertad.

La Libertad, Andrés Calamaro

Creo que nunca se ha dicho, que el software traerá la libertad. Ni el software libre ni otro, porque la libertad no viene por añadidura con nada, la libertad es el resultado de las luchas cotidianas e interminables que algunas personas hacen (¿mos) a cada instante. Los niños y niñas que viven en los territorios zapatistas y que hoy tienen derecho a educación, salud, alimentación y vivienda saben que esos derechos se mantendrán en tanto la tierra sobre la que ponen sus pies sea libre del control del estado mexicano. ¿Por qué? Porque en el momento en el que cierren uno de los ojos al dormir y den por seguro lo que han conseguido, llegarán a arrebatarles todo.

Quienes vivimos afuera, en territorios no-liberados, no estamos en una situación tan distinta. Todos los días, a cada segundo, debemos luchar porque se nos respeten los derechos (que aún nos quedan) y porque la libertad siga siendo un valor fundamental para nuestras vidas y las de los demás. No vivimos en libertad quienes creemos ingenuamente que somos libres, vivimos en una jaula más ancha y más alta que nos deja volar más alto y abrir las alas más cómodamente. Eso es todo, aunque no es poco.

Y entonces, quienes vivimos en la jaula más amplia y defendemos la libertad, a veces nos confundimos. Celebramos pequeños triunfos, como si eso sirviera de algo por sí solo. Como si el hecho de que el uso de software libre aumente, aumentara la libertad de la que gozan las personas. Es falso. No sólo no se aumentan las posibilidades de ser libre de la humanidad como un todo, sino que en muchos casos tampoco se aumentan las libertades de quienes usan ese software.

Nadie será libre si desconoce que antes no lo era. La libertad es algo que se comprende en relación dialéctica con la opresión y la opresión se sustenta en los mecanismos que la reproducen en los actos cotidianos. Cada vez que vamos al banco y nos dicen que nuestro dinero no está disponible porque “se cayó el sistema” no sólo estamos mostrando la esclavitud respecto del dinero, sino la esclavitud respecto del software que usan las computadoras que manejan las operaciones bancarias. Y si las personas no se preguntan ¿qué es el sistema? ¿quién lo hizo? ¿por qué no funciona? ¿qué nadie es capaz de arreglar esos aparatos? ¿por qué el sistema del banco se daña justamente los días de quincena? no estamos haciendo nada.

Entonces, la gente puede usar gNewSense, Trisquel, Debian… lo que se quiera… y no por eso se avanzará hacia sociedades más libres. No se trata del software. Al menos no se trata NADA MÁS del software. Estamos bastante perdidos. El hecho de que Symbian sea liberado bajo una licencia Eclipse no es un triunfo. Pero digamos que no importa. Sumemos. Symbian es libre pero no tiene soporte para archivos en formato OGG. Eso no es un triunfo. ¿Cierto? Pero gracias a nuestras maravillosas comunidades, llegarán desarrolladores a colaborar para que las computadoras/teléfonos con Symbian en su versión reciente, puedan soportar OGG. Eso será un triunfo y un avance, aunque se basen en una licencia que podría prestarse para trampas. No hay pruebas y habrá que esperar que no sea así: Debemos estar muy alertas en estos días en los que todos coquetean con el código abierto.

Pero al triunfo pequeño de Symbian soportando OGG le sigue una enorme derrota y de nuevo, a manos de Canonical: Ubuntu One Music Store promoviendo que la gente compre música en formato mp3. Eso no sólo es absurdo, sino irresponsable y constituye un retroceso. Las políticas de Canonical siguen quedándole mal al movimiento de software libre y al parecer, eso no va a mejorar. Entonces dejemos de alegrarnos si más gente usa Ubuntu o software “libre” en general. Hace falta más coherencia y más análisis. Pronto, más temprano que tarde, todo el software será de código abierto (no necesariamente libre) y eso, por el camino en el que vamos, no hará que nuestras sociedades sean más libres. Estamos perdiendo de vista el objetivo.

My Body is a Cage, por Jane Rahman

No me gusta decir “migrar”

Se dice “migrar” a linux. No sé de dónde viene esa expresión pero habría que erradicarla. Como si Windows fuera la patria y yo fuera una inmigrante en linux. El que migra siempre extraña su patria… a Windows se supone que no lo extraña nadie.

Eso es lo que me dijeron a mí… aunque los primeros días después de migrar, yo extrañaba mi sistema de antes. No porque fuera bueno, sino porque estaba acostumbrada… Es como un carro que está malo pero te lleva a donde vas… le sabés las mañas y usás el ctrl+alt+supr como si fuera normal…

Ya ahora, a un mes de haber migrado, no extraño a Windows pero me agarro del pelo de vez en cuando si quiero instalar un programa que no viene con UBUNTU.

De eso quiero hablar aquí, de mis discusiones internas, de las discusiones que he generado en las listas electrónicas, de lo que pienso que debe mejorar y de por qué pienso que hay que cambiarse a software libre. Es como cambiar de casa… hay ajustes que hacer pero cuando todo está en su lugar de nuevo, volvés a ver para atrás y sabés que tomaste una buena decisión.