La semilla del PrivaFest

Actualización: Privafest Costa Rica será el 18 de marzo en el TEC de Barrio Amón. Ya tenemos sitio web: privafest.org

En cortito: Privafest será un festival de divulgación e instalación de aplicaciones tecnológicas para proteger el ejercicio de nuestros derechos digitales. Se está organizando en Costa Rica pero puede organizarse en cualquier país. Estaremos informando en la cuenta de Twitter.

El post explica la motivación que hay detrás y algunos otros detalles.


8521624548_2a1489aa94_kHace varios años ya, propuse en el primer y único Encuentro Nacional de Software Libre en Costa Rica, que empezáramos a trabajar más enfocados en los derechos digitales. Mi propuesta no tuvo acogida, tal vez porque aún parecía tener sentido seguir trabajando únicamente por la libertad de software. Lo mismo sucedía cuando trabajaba con las organizaciones de derechos humanos en Centroamérica, creían que era pura paranoia. Estamos hablando de un momento en el que Wikileaks apenas nacía, antes de Snowden, antes de Anonymous. Era OTRO mundo.

Después de eso, fundamos el Colectivo por los Derechos Digitales pero más allá de participar en la Red Ciudadana por un Gobierno Abierto (Facebook) empujando para la incorporación de representantes de sociedad civil en la comisión que ahora trabaja con el gobierno, no impactamos en absolutamente nada.

Hoy, cuando los dispositivos móviles dominan nuestras interacciones, Android es un lobo con piel de oveja, GNU/Linux y UNIX son los sistemas con los que funciona el mundo (aunque muy poca gente lo note porque no interactúa directamente con ellos), la pregunta que nos movía sigue vigente: ¿acaso somos más libres?

Evidentemente no, pero la discusión ha cambiado de colores. Si antes nos preocupábamos porque el driver de una impresora no era libre o porque no existe un procesador de textos decente, sea privativo, libre, abierto o freeware, los riesgos que hoy enfrentamos hacen que esos problemas parezcan caprichos. Hoy, el problema real son las violaciones constantes a nuestros derechos en el ciberespacio, la urgencia de proteger a los delatores cívicos, informantes, alertadores o whistleblowers (soplones no me parece apropiado) y principalmente el desdén de las personas usuarias por su privacidad. De nuevo estamos en el peor lugar del activismo: ese desde el cual la demanda está invertida, porque nosotros vemos la amenaza y sabemos cómo protegernos pero no podemos convencer a los demás de hacer lo mismo.

¿Y entonces? Creemos que existen algunas personas que sí quieren saber cómo proteger sus comunicaciones, sus datos, su privacidad. Y por eso, queremos mostrarles cómo hacerlo y hablar de por qué eso es importante. Privafest es apenas una idea, pero pronto irá tomando forma. La propuesta es organizar festivales de la misma manera en la que se organizan festivales de instalación de Software Libre.

Los estudios no son claros sobre cuánto se preocupan las personas más jóvenes por su privacidad en línea y sabemos que la humanidad ha estado dispuesta a sacrificar su privacidad por la comodidad, pero se vienen tiempos difíciles. Los niveles de riesgo son distintos, evidentemente: una cosa es contar con una aplicación de registro del ciclo menstrual aunque ello implique regalar los datos a las empresas farmacéuticas y otra muy distinta es organizar la resistencia a las políticas conservadoras de Trump. Habrá que tomar medidas, en todos los países y en distintos contextos. Después de todo, ya tenemos a los gobiernos contratando a empresas como The Hacking Team.

Así que por ahí anda la motivación y la esperanza. Ya tenemos unos cuantos voluntarios y voluntarias para el primer Privafest en Costa Rica y esperamos seguir sumando apoyo a esta iniciativa, que ya existe en otras partes del mundo, quizás con otros nombres. Pueden seguirnos en Twitter. 

Nota:

En varios países de América Latina existen organizaciones que trabajan por los derechos digitales. Las que más sigo son Derechos Digitales (Chile) y R3D: Red en Defensa de los Derechos Digitales (México) pero en el sitio RedLATAM pueden encontrar otras más, aunque no todas hacen activismo.

 

De cómo se falsifica un tweet

El viernes pasado, mientras reportaba en twitter durante la presentación del estudio Retos y Oportunidades del software libre en la Administración Pública en Costa Rica, Óscar Arévalo, construyó un retweet usando mi nombre de usuaria de esa red, haciendo creer que lo divulgado por él era un reenvío de algo que yo había escrito:

Captura de pantalla 2013-10-25 a la(s) 10.17.12
Gracias a Andrés Díaz por la captura de pantalla.

El caso me parece importante de documentar, pues del viernes a hoy aún sigo esperando la explicación por parte de osarevalo y porque muchas veces no tenemos el cuidado de corroborar que los reenvíos en twitter no sean fabricados. Básicamente, cuando leemos un retweet, deberíamos ir a la cuenta original a confirmarlo.

¿Por qué Arévalo hizo algo así? No tengo idea, pero dado que no es novato en redes sociales, espero una explicación convincente.

Mucho ojo, que los correos electrónicos reenviados también se pueden falsificar fácilmente, creando encabezados:

———- Mensaje reenviado ———-
De: Nostradamus <nostradamus_verified@gmail.com>
Fecha: 29 de octubre de 2013 16:54
Asunto: Re:  ¿Usted cree que va a ganar Monestel las elecciones del 2014?

Hay gente que no entiende la Internet (parte I)

En Costa Rica, hay un chiste ya quemado en el que un borracho se cae y al sentir algo húmedo pide “que sea sangre, que sea sangre” y que no se trate del licor que llevaba en la botella. Nunca me ha hecho gracia porque me recuerda lo mucho que en este país se desconoce, acerca del sufrimiento de una guerra. No puedo relacionarno con otra cosa. Lo mismo me pasa cuando me escucho decirle “muerto” a los obstáculos en la calle. A eso, en el resto de Centroamérica llaman túmulo; tal vez porque allá cuando se decía que había un muerto en la calle, había un muerto en la calle.

Por eso, me chocan las posiciones que en esta última semana se han manifestado en contra del anonimato en la Internet. Muchas de ellas se refieren al personaje El Chamuko, pero en el fondo dejan flotando argumentos en contra del anonimato y el uso de nicknames como un todo, sea o no la intención de los autores. Y eso, para mí, tiene que ver con la imposibilidad de ponerse en los zapatos del otro. Cada quien, desde su silla de oficina ve nada más lo que su ventana le permite.

Voy a tratar de explicar por qué defiendo el anonimato y el uso de nicknames con los dientes:

1. El anonimato es una herramienta para ejercer la libertad de expresión. Me parece una posición ingenua creer que en Costa Rica no existe gente que puede ver amenazada su vida o su puesto de trabajo por dar a conocer una información de interés público o incluso, por manifestar determinada afiliación política. El Chamuko es quizás un ejemplo difícil de defender y por eso no lo hago, pero no es el único caso de anonimato (como muy bien lo ejemplifican Dean Córnito y El Tráfico). Y perder el trabajo no es poca cosa, pero perder la vida es aún más serio. De ahí que las opiniones que exaltan a Parmenio Medina como alguien que sí daba la cara me parezcan aún más criticables. ¿Queremos periodistas en tumbas o queremos periodistas investigando y revelando hechos de interés público? ¿Es deseable que sean los periodistas quienes investiguen a partir de las fuentes anónimas? Pues sí, pero algunos periodistas reciben un salario y el que paga el salario define qué investiga y qué no su equipo de trabajo. A menos que ustedes crean que los medios de comunicación que tienen fondos para investigar no tienen su propia cola que le majen, necesitamos que exista diversidad de opciones. Corresponde al público aprender a discernir cuáles fuentes son confiables y cuáles no.

2. Las leyes deben prever y contemplar distintas perspectivas. Si alguna gente considera que en Costa Rica vivimos en una democracia ejemplar donde nadie debe usar navegación anónima con TOR, cifrar correos electrónicos y hacer uso de seudónimos para poder opinar con libertad (cosa que yo no creo), de todas maneras no deberíamos permitir que una ley contenga un artículo como el 230 de la LDI. Que no necesitemos ahora usar un seudónimo no significa que mañana no lo vayamos a necesitar. Y más allá, que nosotros no necesitemos un seudónimo no nos da derecho a privar a quienes sí lo necesitan, del derecho a proteger su identidad. Si bien la ley no prohíbe el uso de seudónimos o nicknames, el hecho de que un delito se considere de mayor gravedad por provenir de una “identidad falsa” constituye un pésimo antecedente que no debemos dejar pasar, aunque a alguna gente le parezca que este debate no merece ni un tweet.

3. La Internet es también un espacio lúdico. El uso de nicknames es parte fundamental de la Internet desde sus inicios. Esto puede parecer un capricho para quienes llegaron después a la fiesta, pero es uno de sus rasgos culturales importantes. Quitarle los nicknames a la Internet, es quitarle el 50% de su gracia. ¿Por qué? Porque de todas maneras, la identidad no es un molde rígido y acabado con el que nos desenvolvemos en todos los espacios. La identidad social y personal (habría que hablar tal vez de identidades) es fluida, permeable y se ajusta a las distintas situaciones de acuerdo con el grupo en el que actuamos. Entonces, así como en los almuerzos familiares con mi papá yo no hablo de política pero con mi abuela solo de eso hablo, en la Internet podemos crear esos espacios y tener “identidades múltiples” usando nicknames. Y si bien, mi anonimato en Twitter solo duró como un mes (porque en realidad, no puse esfuerzo en la tarea) lo que yo digo como ushcala lo dice ushcala y eso, aunque no evita que Roberto Gallardo o Laura Chinchilla me pongan en su lista negra, es parte del juego. El que se mete aguanta y por eso mismo, el uso de un nickname no me releva de mi responsabilidad por lo que dice ushcala pero marca una diferencia sobre el contexto en el que les he dicho las barbaridades que les he dicho (y aclaro que se las diría de frente si tuviera la oportunidad). Pero entonces ¿De qué sirve el nickname? De nada y de todo, como los juegos.

4. El anonimato protege nuestra privacidad. A menos que se trate de regímenes totalitarios, no estoy de acuerdo con el anonimato absoluto (el cual no permitiría, por ejemplo, demandar a El Chamuko si incurre en un delito). Sin embargo, considero que los datos que permiten identificar quiénes somos cuando navegamos en la Internet, deben ponerse a disposición de las autoridades solo en casos específicos en los que se hayan cumplido los procedimientos legales necesarios (de la misma manera en que se hace para datos que no sean direcciones IP y otros). ¿Por qué entonces digo que se protege la privacidad? Porque aunque Google y Facebook sepan todo sobre mí, yo puedo tener un perfil profesional en Linkedin al cual no ligo mi cuenta de Twitter. ¿Por qué? Porque ushcala y la magistranda Carolina Flores son dos facetas distintas y así como no voy en chancletas a la oficina, no tengo por qué ponerme tacones en Twitter. Cualquier persona tiene derecho a que su nombre de persona que trabaja de 9 a 5 en determinada empresa, no aparezca ligado a sus comentarios sobre fútbol, religión, orientación sexual o ideología política. ¿Por qué? Porque hay cosas que no queremos o podemos compartir con todo el mundo, igual que cuando estamos hablando en una cafetería la gente puede escuchar la conversación pero no tenemos que decirle cómo nos llamamos y dónde trabajamos. ¿Tienen uniforme en sus lugares de trabajo? Tal vez entiendan entonces, que con la camisa oficial de la empresa no pueden irse a meter a un bar y darse de golpes sin que el jefe se entere. Para eso se lleva ropa extra en un maletín. Para eso usamos distintos nicknames.

Richard Stallman siempre ha estado en lo cierto

Traducción a cargo de Carolina Flores Hine, del artículo “Richard Stallman Was Right All Along” escrito por Thom Holwerda el 2 de enero de 2012 y publicado en OS News

Al terminar el año pasado, el presidente Obama firmó una ley que permite detener indefinidamente a sospechosos de terrorismo sin que exista alguna especie de juicio o debido proceso. Los manifestantes pacíficos de movimientos de ocupación [Ocuppy] de todo el mundo han sido etiquetados como terroristas por las autoridades. Iniciativas como SOPA promueven el monitoreo diligente de canales de comunicación. Hace treinta años, cuando Richard Stallman lanzó el proyecto GNU y durante las siguientes tres décadas, sus perspectivas -algunas veces- extremas y sus payasadas fueron ridiculizadas e ignoradas como paranoia. Pero aquí estamos, 2012, y sus “¿qué pasaría si?” que alguna vez fueron paranoides se han convertido en realidad.

Aún recientemenre, ha sido sencillo ignorar a Richard Stallman como un fanático paranoico, alguien que perdió contacto con la realidad hace mucho tiempo. Una clase de eterno hippie de las computadoras, la personificación perfecta del arquetipo del nerd de las computadoras espiritual que vive en un sótano. Su barba, su cabello, su vestimenta… en nuestro mundo de la apariencia es sencillamente muy fácil ignorarlo.

Sus perspectivas siempre han sido extremas. Su única computadora es una netbook Lemote Yeelong porque es la única computadora que usa únicamente software libre (sin blobs de firmware, sin BIOS privativo; es toda libre). También se niega a tener un teléfono celular porque es demasiado fácil rastrearlos. Hasta que exista un teléfono celular equivalente a la Yeelong, Stallman no quiere uno. En general, todo el software debe ser libre. O, como lo expresa la Free Software Foundation:

“A medida que nuestra sociedad se vuelve más dependiente de las computadoras, el software o los programas que corremos tienen una importancia crítica para asegurar el futuro de una sociedad libre. Software Libre se trata de tener el control sobre la tecnología que usamos en nuestras casas, escuelas y negocios, donde las computadoras trabajan para el beneficio común e individual, no para las compañías de software privativo o los gobiernos que pueden pretender restringirnos y monitorearnos”.

Yo también ignoraba a Stallman por ser demasiado extremista. ¿Software libre para combatir gobiernos controladores y espías? ¿Corporaciones malignas que quieren controlar el mundo? ¿El software como una herramienta para monitorear los canales privados de comunicación privadas? Claro. Seguramente el software libre y código abierto es importante, y yo lo elijo siempre que se haya alcanzado la equivalencia funcional con las soluciones privativas, pero ese sinsentido de Stallman/FSF se pasa.

Pero aquí estamos, iniciando el 2012. Obama firmó la NDAA [National Defense Authorization Act] para el 2012, permitiendo que los ciudadanos estadounidenses sean detenidos indefinidamente sin que exista alguna especie de juicio o debido proceso, solo por el hecho de ser sospechosos de terrorismo. Al mismo tiempo, tenemos SOPA, la cual, si se aprueba, promulgaría un sistema en el cual, los sitios web pueden ser retirados de la red -de nuevo, sin alguna especie de juicio o debido proceso- estableciendo a la vez el monitoreo del tráfico de la Internet. Combine esto con cómo las autoridades han etiquetado a los movimientos Occupy -denominándolos como terroristas- y podrá usted ver hacia dónde se dirige esto.

En caso de que esto le recuerde a China y le sea similar a los regímenes totalitarios, usted no está solo. Incluso la Motion Picture Association of America, la MPAA [asociación estadounidense de productores cinematográficos] orgullosamente proclama que lo que ha funcionado para China, Siria, Irán y otros, debería funcionar para los Estados Unidos. La Gran Muralla Cortafuegos de China y sistemas similares de filtración son glorificados como soluciones útiles en lo que se supone sería el mundo libre.

El quid del asunto aquí es que a diferencia de antaño, donde los regímenes represivos elaboraban redes de policía secreta e informantes para monitorear las comunicaciones, todo lo que se necesita hoy es tener control sobre el software y el hardware que usamos. Nuestras computadoras de escritorio, tablets, teléfonos inteligentes, y toda clase de dispositivos juegan un papel en virtualmente, todas las comunicaciones. ¿Usted piensa que está fuera de peligro cuando se comunica cara a cara? Piénselo de nuevo. ¿Cómo concertó usted ese encuentro? ¿Lo hizo por teléfono? ¿En la web? ¿Y qué es lo que usted tiene en su bolsillo o cartera, siempre conectado a la red?

De esto es lo que Stallman nos ha estado alertando todos estos años, y la mayoría de nosotros -incluyéndome- nunca lo tomamos en serio. Sin embargo, a medida que el mundo cambia, la importancia de ser capaz de revisar qué es lo que hace el código que tiene su dispositivo (o que alguien más lo haga, en caso de no tener las habilidades) se muestra cada vez más evidente. Si perdemos la capacidad de comprobar lo que nuestra propia computadora está haciendo, estamos muertos.

Este es el verdadero núcleo de las creencias de la Free Software Foundation y de Stallman: que el software privativo le arrebata el control a la persona usuaria, lo cual puede llevar a consecuencias desastrosas, especialmente ahora que dependemos de las computadoras para virtualmente cualquier cosa que hacemos. El hecho de que Stallman haya previsto esto casi tres décadas atrás es notable y reivindica su activismo. Esto justifica los 30 años de la Free Software Foundation.

Y en el 2012, probablemente necesitaremos más que nunca del software libre y de código abierto. En el Congreso de Chaos Computer en Berlín el año pasado, Cory Doctorow hizo una presentación titulada “La Guerra Próxima en la Computación de Uso General” [The Coming War on General Purpose Computation]. En ella, Doctorow advierte que la computadora de uso general, y más específicamente, el control de las personas usuarias sobre las computadoras de uso general, es percibido como una amenaza por los grupos de detentan el poder. ¿Las guerras del copyright? No son más que un preludio para la verdadera guerra.

“Como miembro de la generación del Walkman, he hecho las paces con el hecho de que necesitaré un aparato de asistencia auditiva mucho antes de morir, y por supuesto, no será un aparato, será una computadora que insertaré en mi cuerpo”, explica Doctorow, “Así que cuando me suba a un automóvil -una computadora en la cual meto mi cuerpo- con mi asistencia auditiva – una computadora que insertaré en mi cuerpo- yo quiero saber que esa tecnología no está diseñada para guardar secretos ante mi o para prevenir que yo termine procesos en ellos cuando vayan en contra de mis intereses”.

Y esta es verdaderamente la esencia de todo. Con las computadoras haciéndose cargo de cosas como el escuchar, manejar, y más, realmente no podemos darnos el lujo de ser excluidos de ellas. Necesitamos ser capaces de echar un vistazo adentro y ver qué es lo que están haciendo para asegurarnos de no estar siendo monitoreados, filtrados o lo que sea. Hace tan solo poco tiempo yo habría declarado que esto es pura paranoia, pero con todo lo que está sucediendo recientemente, ya no se trata de paranoia. Es la realidad.

“La libertad en el futuro requerirá que tengamos la capacidad de monitorear nuestros dispositivos y establecer políticas significativas en ellos, para examinar y terminar procesos que corren en ellos, para mantenerlos como servidores honestos a nuestra voluntad, y no como traidores y espías trabajando para criminales, matones y locos por el control,” advierte Doctorow, “Y aún no hemos perdido, pero tenemos que ganar las guerras del copyright para mantener a la Internet y las computadoras libres y abiertas. Porque esas son las armas en las guerras que están por venir, no podremos pelearlas sin ellas”.

Por esto es por lo que usted debe apoyar Android (no a Google, sino a Android), aún si usted prefiere el iPhone. Por esto es que usted debe apoyar Linux, aún cuando use Windows. Por esto es que usted debe apoyar a Apache, aún si usted corre IIS. Llegará un punto en el que ser libre o abierto ya no será un beneficio divertido, sino una necesidad indispensable.

Y ese punto se está aproximando rápidamente.
¡Difúndalo!

———-

Nota:

Para información básica sobre SOPA, siga este enlace

Para información sobre la NDAA siga este enlace (artículo de opinión)

Querido Facebook

Esta es una traducción del artículo “Dear Facebook” escrito por Pieter Colpaert y publicado el 6 de enero de 2010 en Bon Sans Nom.

—————–

Tengo 4 razones principales por las cuales no te utilizo y trataré de explicarlas a profundidad.

1. Razones Personales

No me gusta la idea de que mi vida social completa deba girar en torno a la Internet. Algunas de las cosas que hago sólo las saben mis mejores amigos y es así como debe ser. No soy muy complicado, ni tengo montones de secretos, pero recibir tarjetas de cumpleaños porque le importo mucho a alguien es más romántico que recibirlas porque Facebook lo dice.

2. Razones éticas

Si la razón anterior -la cual, pienso que no es suficiente para rechazar persistentemente a Facebook- no se aplica a usted, hay algunas razones éticas. La privacidad es un derecho humano y una compañía que cambia su política de privacidad al menos una vez cada dos semanas está violando ese derecho. Si alguien sabe cuál es la política de privacidad de Facebook hoy (no la de mañana/ayer), por favor hágamelo saber.

Usted no puede salirse cuando usted quiera. Su información es almacenada y cualquier intento de borrarla será peleado (por ejemplo, el bloqueo a la máquina suicida web 2.0 [Web 2.0 suicide machine]).

Facebook es defectuoso desde el diseño [defective by design]. Muchos programadores con malas intenciones, quienes hacen aplicaciones para Facebbok, tratan de engañarle para que comparta mucha información con un tercero, mientras usted sólo quería hacer uso de una función pequeña que alguien le compartió.

3. Razones Prácticas

El siguiente problema ocurre cuando una compañía es dueña de un servicio que está cerrado de cierta manera. Esto es lo que se denomina servicio centralizado. Los servicios centralizados sólo tienen un punto al cual se conecta el mundo entero.

Hay varias maneras de hacer redes sociales. Sólo una es correcta…

El primer problema que ocurre aquí es la disponibilidad (uptime). Para garantizar que [el servidor] esté disponible al 99% es necesario un enorme esfuerzo por parte de la compañía y tiene que mantener un montón de computadoras funcionando en grandes centros de cómputo. Esto implica mucho consumo innecesario de energía y por tanto, un riesgo mayor de calentamiento global. Por otra parte está el riesgo muy alto de [sufrir] ataques. Eso es algo que twitter puede confirmar.

Un segundo problema con la centralización nos lleva de regreso al punto 2. El hecho de que una compañía pueda controlar su información social completa es bastante alarmante cuando la manejan sin cuidado.

Cuando compañías como Twitter y Facebook se dan cuenta de este problema de disponibilidad (uptime), es demasiado tarde. Tienen un sistema centralizado y la única cosa que pueden hacer internamente, es crear un sistema descentralizado. Este sistema puede ayudar a disminuir la caída de los servidores, pero no ayuda con ninguna de las otras objeciones que tengo en contra de los sistemas centralizados.

La solución, que usted puede haber adivinado, es trabajar de forma desentralizada. La descentralización le da a cada usuario o usuaria, la libertad de enviar su información a los servicios que quiera, a través de un cliente. Lo más descentralizado que se puede estar, es cuando usamos una red peer to peer. Peer to peer (p2p) siempre ha aparecido en las noticias bajo una luz muy negativa sólo porque a unas pocas, pero muy grandes compañías, les disgusta un uso particular de éstas: el compartir archivos de forma ilegal. Más allá de esto, esta tecnología p2p es muy interesante y respeta su privacidad al máximo. Una segunda tecnología muy interesante es el torrenting, que inicialmente se usó para compartir pesadas distribuciones de linux entre amigos y a la que también se le ha puesto bajo una luz negativa. Sea lo que sea que digan estas personas, copiar no equivale a robar.

Antes de irme demasiado por las ramas para golpear a Facebook, existen sitios de redes sociales que quieren proteger su libertad y privacidad de una forma similar a estas redes p2p. Yo uso sólo un servicio de micro-blogging que se llama identi.ca, el cual hace justamente eso. Esto me lleva a la próxima objeción en contra de Facebook.

4. El software libre importa

Hay una muy larga historia que puedo decirle acerca del software libre, pero no haré eso. Para ser muy conciso: el software libre es software que respeta su libertad* como usuario. Yo, como usuario, intento lograr usar sólo software que respete mi libertad por razones que no mencionaré, porque convertiría esto en uno de los discursos de Richard Stallman (los cuales son muy interesantes, de hecho) y no estaría escribiendo sobre Facebook.

El neologismo del 2009 debe ser “computación en nube”. Es bastante malo que la palabra no tenga un significado en realidad, pero si usted se la menciona a su futuro jefe, de fijo obtendrá el trabajo. La computación en nube es cuando sus archivos y sus programas están todos “en la nube”, que es una palabra de moda para decir que está “en una computadora en algún lugar lejano”. Por ejemplo, los google docs: su procesador de texto funciona adentro de su navegador.

Toda esta revolución de correr sus aplicaciones en algún lugar lejano, genera nuevas preguntas, ¿Cómo puede una compañía asegurarme que todos mis archivos están almacenados apropiadamente, que no los perderé, que si son confidenciales, no serán abiertos por nadie (si usted tiene una enfermedad de transmisión sexual, no creo que usted quiera que todo el mundo lea su expediente médico), etcétera.

La respuesta que he encontrado hasta ahora es de nuevo, el software libre. Creo que el código-fuente de cualquier aplicación en nube, debe estar disponible poara que usted lo lea, de manera que cualquiera pueda revisar si hay agujeros de seguridad o puede mejorar el código para obtener la nueva función que usted quisiera ver, o… Por supuesto entiendo que siendo una persona no-técnica, usted no puede programar, pero hay suficiente gente que programa y es importante que una persona no-técnica entienda esto y apoye a esas personas, usando el software.

A la cabeza de todo, creo que ustede debe tener la libertad de tomar este código y ponerlo en su propio servidor si esto se le permite. De nuevo, mucha gente lo hace y usted debería apoyar a esa gente usando su servidor. Esto lleva a una red distribuida, que resuelve mi tercera objeción, pues todos puede configurar su propia instancia “en la nube”, de manera que la disponibilidad de este sistema conectado estará garantizada al 100% y su privacidad y libertad será respetada.

Sitios que cumplen con estos requerimientos son por ejemplo: wikipedia/wikimedia, un montón de sistemas de boletines como  SMF y phpBB, identi.ca que usa status.net, sitios de drupal, muchos sitios de blogs como wordpress, etc.

También quiero tener la idea de que la web es “abierta” otra vez, Tim Berners-Lee (ir a su identi.ca), uno de los inventores de la www, así lo planteó: en aquellos días usted podría revisar el código fuente de cada página con el botón de ver fuente. Hoy en día hay un montón de script del lado del servidor y es necesario que se abra de la misma manera.

Conclusión: sí, me gustaría ser su amigo web 2.0, pero no seré su amigo en Facebook. Si usted quiere compartir pensamientos en público conmigo, puede hacerlo de una manera libre y distribuida usando identi.ca. Y en cuanto a la privacidad concierne, no se trata de esconder todo, se trata de elegir las cosas que usted no quiere que el mundo entero sepa.

Para seguir a Pieter en identi.ca

* Existen 4 libertades esenciales, como las describe Richard Stallman ? http://es.wikipedia.org/wiki/Richard_Stallman
0. la libertad de usar el programa, con cualquier propósito.
1. la libertad de estudiar cómo funciona el programa y modificarlo, adaptándolo a tus necesidades.
2. la libertad de distribuir copias del programa, con lo cual puedes ayudar a tu prójimo.
3. la libertad de mejorar el programa y hacer públicas esas mejoras a los demás, de modo que toda la comunidad se beneficie.

Chrome OS y la Autonomía

Este artículo aparece originalmente en Autonomo US
Escrito el 16 de julio de 2009 por Benjamin Mako Hill

Traducción no oficial: Carolina Flores

Luis Villa envió el enlace de este ensayo de Tony Mobily publicado en la Free Software Magazine a las personas de la lista de correos Autonomo.us. El título del artículo “Por qué Google Chrome OS convertirá a GNU/Linux en un ganador para [computadoras de] escritorio” (“Why Google Chrome OS will turn GNU/Linux into a desktop winner”), es un buen resumen del argumento básico de Mobily.

A pesar de las muchas discusiones sobre Chrome OS dentro de las comunidades de Software Libre y de Código Abierto (por ejemplo: en LWN), vale la pena calificar este post diciendo que, más allá del anuncio de Google, de hecho no sabemos mucho sobre Chrome OS. Si bien puede ser una exageración sugerir (como lo han hecho algunos) que Chrome OS simplemente arrancará un navegador, Google ha sido bastante clara acerca del hecho de que está diseñado para “gente que vive en la web” y que será un ambiente en el cual “la mayor parte de la experiencia del usuario tendrá lugar en la Internet”.

Con el auge de nuevos servicios en red, la idea de un sistema operativo que se reduzca mayormente a un navegador web no es ya difícil de imaginar. Aún si uno se limitara enteramente a los servicios de Google, tendría un procesador de palabras, un documento compartido [spreadsheet], cliente de correos, programa para manejo de fotografías, cliente de conversación en línea, lector de RSS y mucho más. La mayoría de las aplicaciones que la mayoría de la gente usa. Como plantea Mobily, esto significa que los detalles de un sistema operativo comienzan a importar menos. No importa si tu sistema operativo no tiene muchos programas nativos, si los programas que quieres, corren sobre la web, todo lo que necesitas es un navegador.

Mobily argumenta que Chrome OS será una ganancia para GNU/Linux para computadoras de escritorio porque el empuje y poder de mercado de Google ayudará al Software Libre a triunfar donde ha luchado en el pasad. Y puede que tenga razón. Pero aún si Mobily está en lo correcto y Chrome OS se convierte en un éxito rabioso, no está del todo claro si ésto representará una victoria de algún tipo significativo para la libertad de software y la autonomía de los usuarios.

Chrome OS es -así como ha sido descrito. un intento explícito de construir un sistema que transforma el espacio donde computamos. Haciendo eso, Google está tratando de crear un sistema operativo construido alrededor de “los programas como un servicio” que reemplaza las aplicaciones que un usuario podría correr en su propia computadora, por aplicaciones que corren en servidores que quedan fuera del control del usuario. Una computadora de un usuario de Chrome OS no tiene que ser poderosa -Google ofrece que Chrome OS será de uso ideal para computadoras portátiles con poco poder [low power netbooks]- porque el cómputo del usuario ocurre en los servidores de Google en lugar de en la computadora en sí misma.

Si cambiar a Chrome OS significa dejar de usar Thunderbird para usar Gmail, o dejar de usar Openoffice.org para usar Google Docs, o dejar de usar Pidgin para usar en línea el Google Talk, o dejar de usar Evolution para usar Google Calendar, hemos reducido la influencia y el éxito de los programas libres para computadoras de escritorio, no hemos sellado la victoria, como sugiere Mobily. En un mundo de Software Como Servicio (SaaS), se usará menos software libre y -más importante aún- los usuarios serán menos libres.

Con cada cambio de un poco de software libre hacia un servicio basado en la web, nos movemos desde una situación en la cual, el usuario y usuaria tenía control sobre su software -los usuarios del Software Libre “tradicional” tienen acceso al código fuente y tienen control sobre el sistema en el que corre su computadora- a una situación en la que los usuarios tienen de hecho, muy poco control sobre sus programas. Google no ofrece el código fuente de las aplicaciones que corren en sus servicios web y, aún cuando lo hicieran, no ofrecen a los usuarios la posibilidad de cambiar el software que corre en los servidores de Google.

Chrome OS, y cualquier sistema operativo diseñado para empujar a los usuarios hacia afuera de sus computadoras y llevarlos hacia servidores fuera de su control, es regresivo para la libertad de software. Si Chrome os es, como sugiere Mobily, la clave para la victoria del Software Libre en las computadoras de escritorio, sería una victoria amarga e irónica, de hecho.

El caso Jeanfer y sus implicaciones para la libertad de expresión en la Internet

censura-en-internetNo sé qué haría yo si estuviera en el lugar de jeanfer. Desde la comodidad de mi hogar, usando mi compu como todos los días, pienso que exigiría que no paguen la fianza. Claro, tampoco sé cómo es la celda donde está, con quiénes lo colocaron, qué tipo de amenazas está enfrentando. Entonces es fácil para mí sostener que si se paga la fianza se está perdiendo una batalla importante y que lo que habría que hacer es lo que han hecho muchas veces los campesinos en las comunidades: cuando arrestan a un compañero, acampan afuera del lugar de detención hasta que lo liberen.

El caso de Jeanfer (y si no saben de lo que hablo, pueden ir a leer las noticias guatemaltecas sobre un guatemalteco, que ha sido arrestado bajo cargos de promoción de pánico financiero por expresar una opinión). Me pregunto cuántas veces hubieran podido arrestarme por la forma en la que expreso mis opiniones en los blogs, en identi.ca o en cuanto espacio de expresión haya en la Internet y fuera de ella.

Es muy grave lo que está sucediendo. Creo que es parte de la campaña que desde hace mucho tiempo han iniciado los enemigos de la libertad que abundan en todas partes (corporaciones de software, casas disqueras, industria cinematográfica, gobiernos represores de derecha, izquierda y centro, corporaciones patentadoras de semillas y últimamente hasta la Organización de Naciones Unidas en la voz de su “experto en terrorismo” ). En Jeanfer y en este caso, se juega mucho de lo que hasta ahora hemos concebido como libertad de expresión y participación política usando las nuevas tecnologías de información y comunicación.

En Twitter y en Identi.ca las personas usuarias han abarrotado esas redes con los mensajes etiquetados con #freejeanfer #escandalogt en apoyo e incluso, con réplicas exactas del texto que llevó a Jeanfer a la cárcel. También están realizando una colecta para pagar los 50 mil quetzales de fianza. Se están recogiendo firmas en Petition Online.

La abogada mexicana Ivonne Muñoz, en su blog de derecho informático expone las razones por las cuales la detención es ilegal (más allá de lo ético): “Este caso debe ser entonces analizado más que nada por el entorno actual que origina este mensaje, se lee más como una reflexión personal sobre la situación que se vive con los bancos en Guatemala y no como una insinuación, invitación, convocatoria, o.. como diriamos los abogados: apología del delito” dice Muñoz.

Y aunque Muñoz hace un buen análisis, sus conclusiones son apresuradas: “Empezar a borrarnos la idea de que Internet es libre y por lo tanto se puede realizar cualquier cosa”. No es la Internet la que es libre, comos nosotros, ciudadanos y no ciudadanos, poseedores de derechos y deberes, quienes somos libres. La Internet es un espacio de comunicación, de compartir, de creación y nos corresponde a nosotros como personas, defender nuestra libertad dentro y fuera del ciberespacio.

Hay muchos elementos que aportar y plantear. Los términos de uso, tanto de Twitter como de Identi.ca plantean que ante órdenes judiciales, deben dar la información privada de sus usuarios. ¿Hubo una orden en este caso? ¿solicitaron a Twitter la información? ¿está el estado guatemalteco monitoreando las comunicaciones en la Internet de todos sus ciudadanos? ¿rastrearon a Jeanfer por su dirección IP y con eso lo encontraron?

Más allá de eso, el punto central está en cómo, expresar una opinión crítica acerca de la vida política de un país (sea que estemos o no de acuerdo con ella) se convierte de pronto en un delito. No falta poco para que decir algo como “odio a los hermanos Arias… ¿por qué no les pasará un camión por encima?” se considere una amenaza de muerte.

Pero este caso muestra además, cómo existe una desconexión entre la población no organizada y las organizaciones de la sociedad civil que trabajan en derechos humanos. Es una desconexión en ambas vías. Hasta ahora, no se han levantado las voces organizadas en Guatemala frente a este caso, pero los Twitteros tampoco han ido a tocar las puertas de la relatoría de la libertad de expresión de la de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) OEA en Guatemala , de la Procuraduría de Derechos Humanos, de las muchas organizaciones que existen en ese país.

Es grave también, que los medios que consideramos “alternativos” no estén denunciando ni reportando este caso. No hay nada en Cerigua, no hay nada en El Faro, no hay nada en Informa-tico ¡No hay nada en Fusil de Chispas! Eso podría indicar, que los medios de comunicación “alternativos” en Centroamérica, están bastante dormidos respecto a las amenazas que se ciernen sobre ellos. Las búsquedas sobre el tema arrojan solamente posts de blogueros y las noticias de Prensa Libre en Guatemala. Al parecer, los nuevos medios aún se parecen demasiado a los viejos.

Y para empeorar las cosas, el caso Jeanfer deja bastante claro que el conocimiento legal, el que tienen los abogados, no está a nuestra disposición cuando los necesitamos. Ya casi, casi, estoy pensando en entrar a estudiar derecho, porque me temo, que en los próximos años, vamos a tener muchos casos más como éste y si seguimos pagando la fianza, estaremos asumiendo culpabilidad y permitiendo que la gente olvide.

———————-

Al momento de publicar este post, Jeanfer acaba de ser liberado. Ahora segurá bajo arresto domiciliario.  www.prensalibre.com

Cerigua publicó posteriormente dos notas sobre el tema:

Defienden libertad de expresión de internautas por arresto de twittero

Twittero es liberado con apoyo de cibernautas, familiares y amigos

Voto electrónico: Los riesgos de una ilusión

voto-electronicoLa Fundación Vía Libre de Argentina y la Fundación Heinrich Böll acaban de publicar un libro acerca del voto electrónico y sus peligros. Desde aquí, felicito a Beatriz, Federico y sus compañeros por su excelente trabajo.

El libro -por supuesto- es libre y además es gratuito. Pueden decargarlo pulsando aquí

Les pongo nada más una probadita: el prefacio que hizo Richard Stallman para el libro.

Prefacio

Richard M. Stallman

Votar con computadoras es abrir una puerta grande al fraude. La computadora ejecuta un programa, y el programa puede ser cambiado o reemplazado. Puede ser reemplazado temporalmente durante la elección por otro diseñado para dar totales falsos. Ningún estudio del programa que debería correr puede asegurar que otro programa no actúe mal.

La votación es una actividad especial porque normalmente el votante no puede averiguar, según los totales, que su voto ha sido contado correctamente, y hay que desconfiar de todas las partes involucradas.

No podemos dar por supuesto que el fabricante es honesto, ni que la autoridad electoral es honesta, ni que los dos no conspiran juntos. El sistema electoral debe ser a prueba de todas las posibilidades, pero ésto es imposible con una computadora.

Muchos activistas de software libre piensan que usar el software libre en la máquina de votación asegura una elección honesta. Usar software privativo es malo aquí, como siempre: el fabricante podría diseñarlo a sus anchas para fraude. Pero ser libre no basta, porque luego la autoridad electoral podría hacer el fraude. El único sistema confiable es votar con papel.

Algunos investigadores han propuesto sistemas muy sutiles de encriptación para votar. Dicen que con esos sistemas el fraude es imposible. Quizás tengan razón, pero tal conclusión no es fácil de comprobar con certeza. Si algún día parece haber un sistema de confianza para el voto digital, la sociedad debe probarlo gradualmente, a lo largo de una década. En los sistemas electorales, cambiar con prisa es arriesgar todo.

Copyright 2008 Richard Stallman
Se permite la distribución y la copia literal de este artículo en su totalidad y por cualquier medio siempre y cuando se conserve esta nota.

¿Quién es más “gusano”?

Digamos que un arquitecto diseña una casa para un cliente. Digamos que él también la construye. Digamos que comete un error y deja un enorme hueco en una pared (sin darse cuenta) por donde un día, entra un ladrón que se roba todo lo que hay adentro de la casa de su cliente.

El arquitecto-constructor puede hacer varias cosas. Puede reparar el hueco de la casa para que no entre nadie más y puede reparar ese problema en todas las otras casas que ha construido usando los mismos planos. Puede hacer eso y evidentemente, no debería cobrar por enmendar su error.

También puede, dejar el hueco abierto y dedicarse a perseguir al ladrón, dar una recompensa de US $250 000 a quien delate al ladrón que entró por el hueco y dejar abierta esa entrada hasta que el cliente le pida que le diseñe otra casa más segura donde vivir.

En el primer caso, el arquitecto asume su responsabilidad y brinda a sus clientes la solución al problema que él mismo causó. En el segundo, no asume la responsabilidad y deja que sus clientes permanezcan en peligro.

Digamos también que este arquitecto no tiene verguenza alguna porque sabe que sus clientes son ignorantes. Entonces además, hace publicidad con sus metidas de pata y se cree Robocop.

Microsoft ofrece recompensa para atrapar a creador de gusano informático

San Francisco (AFP). El gigante de la informática Microsoft ofreció una recompensa de $250.000 para atrapar a los creadores de un probemático “gusano” que ataca los sistemas de las computadoras, informó el jueves la empresa.

El desagradable código informático “Conficker” o “Downadup” se ha ido propagando rápidamente, infectando a millones de computadoras en el mundo entero y amenazando con apoderarse o destruir los sistemas.

Microsoft está trabajando con especialistas de seguridad informática y con la Internet Corporation for Assigned Names and Number (ICANN) para rastrear cualquier Conficker que ande suelto.

La empresa informática prometió pagar $250.000 por cualquier información que conduzca a la captura y encarcelamiento de las personas que lanzaron este código malicioso en Internet.

“Esperamos que estos esfuerzos ayuden a controlar la amenaza que significa Conficker, y detener asimismo a aquellos que lanzaron este mal”, dijo George Stathakopoulos, gerente general del Grupo Microsoft Trustworthy Computing.