¡Pongámonos las Pilas!

Como parte de mi trabajo en la Fundación Acceso (donde estuve hasta octubre de 2008), se me ofreció la oportunidad de coordinar un proyecto sobre seguridad de la información en organizaciones sociales centroamericanas.

Desde el año 2006, HIVOS ha venido apoyando a sus contrapartes de derechos humanos, tratando de posicionar la seguridad informática como eje transversal del trabajo de estas agrupaciones. He formado parte de ese proceso (primero como una de las personas participantes de un taller de capacitación impartido por Robert Guerra, canadiense especialista en este tema y después como parte del equipo de implementación del seguimiento a ese taller). Posteriormente, me correspondió la responsabilidad de publicar un folleto sobre el tema.

“¡Pongámonos las Pilas! Reflexiones y acciones concretas para asegurar la información en nuestras organizaciones sociales” es el resultado de la experiencia de haber acompañado a varias organizaciones sociales en su camino para la incorporación de medidas para el manejo apropiado de la información y el conocimiento que construyen. Gracias a los aportes y enseñanzas de Arturo Chub y Pablo Zavala de SEDEM, al apoyo de SIMAS, a varios compañeros que trabajan con Software Libre en Centroamérica y a todas las personas de las organizaciones, fue posible escribir un folleto de sensibilización que toca asuntos muy básicos pero a la vez, trascendentales para trabajar en profesiones, actividades, oficios y pasiones riesgosas.

Si bien el folleto está dirigido especialmente a organizaciones, en realidad constituye una guía básica para cualquier persona que use la Internet con fines organizativos y de resistencia. En tiempos de paz, la guerra es de información y es importante que se utilice la tecnología con responsabilidad, con cuidado y sin poner en riesgo a las personas que trabajan en redes comunitarias de los distintos movimientos populares y sociales.

La idea es que la publicación se actualice constantemente y propicie nuevas ediciones.

Se agradece muchísimo cualquier sugerencia, corrección o comentario.

—————————-

Actualización: abril 2009.

Publicamos una segunda edición del folleto. El enlace de descarga ya tiene esa nueva versión.

Si desea descargar el folleto, pulse aquí folleto-pongamonoslaspilas

portada-folleto-seguridad-edicion-2

… y la tierra no es plana

Las estrategias de Marketing de Microsoft son dignas de aplauso, la verdad… lo que a desarrolladores de software respetables les daría pena publicitar, ellos lo aprovechan para aparecer en los medios de prensa constantemente. Algo de eso deberíamos aprender los que estamos en el rollo del Software Libre… Tal vez debamos enviar notas de prensa todos los días diciendo “Ubuntu puso a disposición de su usuarios, varias actualizaciones de seguridad” o algo como “Usar sistemas operativos libres reduce el estrés de los empleados”…

Usemos protección

Gracias a Mauricio me encontré este fondo de pantalla. Lo traduje al español, usando el GIMP (GNU Image Manipulation Program), “un programa de edición de imágenes, tanto dibujos como fotografías” (dice la adorable Wikipedia).

wallpaper firefox

Para descargarlo en grande deben ir a Flickr… (ups) y aunque debo admitir que como no manejo muy bien el Gimp, está un poquillo tramposo el trabajo… al final se ve bien.

Firefox es un navegador de Internet seguro, fácil de usar y mucho más funcional que cualquier otro. Además, tiene agregados importantes para seguridad, como el “Customize Google” que permite limitar la información que guarda ese buscador cuando navegamos en la Internet, además de usar siempre servidores más seguros.

Un correo electrónico es una tarjeta postal con muchas copias

arrobaAnoche envié un correo electrónico a algunos amigos. Les escribí planteándoles una propuesta para asistir a una marcha que se ha convocado para este sábado, en contra del proyecto de ley de unión civil entre personas del mismo sexo. Obviamente proponía que fuéramos a demostrar que apoyamos el proyecto y que no aceptamos que en nombre de ningún dios, se restrinjan los derechos humanos.

Una de las personas que lo recibió lo reenvió a otras personas y esas personas lo reenviaron a otras y hoy lo recibí de regreso en una lista electrónica bastante grande. El correo incluía mi dirección con mi nombre (sería deseable que al menos eso se hubiera eliminado) y terminaba diciendo “los quiero mucho”. Así que hasta ahora, le he declarado mi amor a quién sabe cuántas personas que no conozco.

Si hubiera sabido que el correo iba a dar vueltas, no hubiera escrito algunas cosas como las escribí. Me gustó mucho que difundieran el llamado que hice, pero ahora espero represalias de quienes se sientan aludidos cuando menciono “a una horda evangélica enfurecida que cree que dios le da el derecho de prohibir el amor…” o hubiera incluído a católicos, musulmanes, judíos… El punto es que escribí “en confianza”.

No es tan grave. Lo peor que puede pasar es que vengan a casa a tirarme piedras, que me escriban en la frente una letra escarlata o que terminemos muchos y muchas, tomando la marcha intolerante y convirtiéndola en una fiesta multicolor. Sin embargo, el hecho de mirar un correo electrónico que envié sin pensar en que se haría público, evidentemente me hizo pensar en un tema en el que estoy trabajando en estos días: la seguridad de la información y la vulnerabilidad que implica que cada día más gente use la Internet sin que los que conocemos de sus riesgos, se los comuniquemos.

Muchas veces, mis amigos no se toman en serio lo que les digo al respecto. No entienden por qué se me para el pelo cuando se abren cuentas de hotmail, cuando le ponen a su correo electrónico contraseñas que son iguales a su fecha de cumpleaños, el nombre de su perro o el de su novio (ja, que a veces es lo mismo).

Entonces, me declaro culpable. Como parte de mi trabajo, he co-facilitado muchos talleres en los que cooperamos con la gente para que aprenda a usar el correo electrónico, los buscadores y otras herramientas. Me he emocionado enormemente cuando recibo un correo electrónico de alguna de las personas que hemos capacitado, me enamoré de las señoras de sesenta años que usando la Internet, lograron que el movimiento del NO al TLC creciera y se expandiera como una buena noticia… PERO se nos olvidó hablarles de las partes innobles de usar la Internet.

Lo peor es que apuesto lo que quieran, si organizáramos una charla acerca de usos seguros de la Internet, la gente no acudiría, como pasó hace unos días con la que ofrecí como parte de la Red Costarricense de Software Libre. Todavía estamos pensando que todo es paranoia y por alguna razón mágica, aún creemos que entre el teclado, el botón de enviar y el receptor de un correo electrónico, hay un espacio íntimo.

Malas noticias: no hay tal. Un correo electrónico es una tarjeta postal que puede ser leída por el cartero, por la señora del mostrador, por quien carga los sacos de cartas, por el vecino, por los hermanos metiches y -por supuesto- por la policía que está a las órdenes de la Casa Presidencial.