Pescando porqués

Equilibrium, Lenny Hirsch https://flic.kr/p/98NiQq
Equilibrium, Lenny Hirsch (https://flic.kr/p/98NiQq). CC-BY-NC-SA

Uno de los temas recurrentes en las conversaciones con amigos de las comunidades de software libre es: “¿qué ha sido de aquel, de aquella, por qué se alejaron?”. Y aunque existen distintas razones que explican por qué las personas dejan de participar (Neville Cross, embajador de Fedora expuso el tema en el ECSL), yo quiero concentrarme en una explicación específica: “Es que aquel desde que se casó ya no apareció más“.

En las comunidades en las que participo (específicamente en Centroamérica ) son pocas las personas casadas con y sin hijos que aún permanecen activas. Los y las demás, a partir de su matrimonio, su paternidad o maternidad, simplemente desaparecieron de los eventos presenciales. Algunos continúan en proyectos de desarrollo, otros conversan en los canales de IRC (principalmente en donde no se tocan temas “serios”) pero pocos dedican su tiempo a la comunidad a la que antes pertenecían.

Y a mí me da por preguntarme: ¿por qué éste sí y aquel no? ¿por qué menos mujeres que hombres? y las respuestas no son simples. Por un lado, se podría aplicar el prejuicio y conjeturar que los hombres tienen menos responsabilidades en su vida de pareja y con sus hijos y que eso les daría más flexibilidad. Sin embargo, los hombres que tengo en mente mientras escribo, son parejas sensibles, dedicadas y además – si tienen hijos – son excelentes padres (actuales o futuros). Por otro lado, se podría esperar que entonces sus parejas sean parte también de las comunidades, pero eso es cierto únicamente en los dos casos de mujeres que recuerdo. ¿Y entonces qué es lo que hace posible que algunos continúen?. O al contrario, ¿qué es lo que hace que muchos dejen las comunidades una vez que se casan?

He encontrado casos en los que el acercamiento a las comunidades tenía un fin utilitario: capturar ciertos conocimientos técnicos específicos aprovechando la cultura de colaboración. Esto no necesariamente significa que estas personas no contribuyeran, pero su compromiso con la comunidad y con cumplir los objetivos del grupo pudieron fácilmente pasar a segundo plano.

En otras situaciones, la comunidad cumplía un papel de grupo de referencia y entonces al llegar a una vida “más adulta” se recurre a otros grupos a partir del ambiente laboral, familiar, etcétera. O sea, ocurre un proceso de señorización de la vida 🙂

Lo otro que he observado, es que el trabajo los absorbe. No todos tienen la suerte de trabajar en una organización en la que se brinden permisos o vacaciones para asistir a eventos de software libre u otros temas de interés. Y si esto se une con poco tiempo libre para dedicar a la pareja o la familia, los proyectos propios o las pasiones como el colaborar en comunidades se hacen prácticamente imposibles, aunque haya ganas.

Y por último, está la razón que me parece más importante de señalar, sobre todo porque hay quienes aún tienen tiempo de enmendar o de no cometer errores. Y sí, sé que me meto en un tema espinoso, pero debo hablar de la elección de pareja.

Hace algunos años, un primo me comentaba por qué pensaba casarse: “es la socia correcta para mi proyecto de vida“, decía. A mí, romántica empedernida sin remedio, aquello me parecía la frase más triste que había escuchado. Me tomó muchos años entender qué quería decir con “socia” y aún hoy, no soy capaz de llamarle así a lo que yo considero “el compañero de viaje”.

¿Y qué tienen en común todos los casos que mencioné al inicio? Son al menos dos cosas que están presentes en sus respectivas parejas:

  1. Comprenden cuál es el punto con el software libre, cuál es la pasión que nos mueve a reunirnos, a dar charlas, a programar durante horas para resolver una falla o atender una necesidad, a organizar encuentros anuales, a crear manuales de uso de programas, a investigar, a atender a estudiantes, a mil y una cosas que hacemos voluntariamente y que para alguien que no nos conoce son incomprensibles.
  2. Tienen su propia pasión y reciben la misma comprensión y apoyo para sus actividades. Esto quiere decir que estas personas tienen sus sueños y proyectos particulares, y por lo tanto, ejercen su derecho a un espacio propio, a una carrera propia, a asistir ellas mismas a eventos en los que se reúnen con gente de su misma especie.

Esto aplica para cualquier pareja feliz y no tiene relación alguna con el software libre: el punto es que el compartir el viaje no solo pasa por tomar decisiones en común sabiendo que a veces implicará no elegir el hotel o la comida (incluso no tener wifi), sino también, implica abrazar las pasiones del otro, apoyarle e inspirarle siempre a seguir creciendo. Dicen que si eso se hace para ambas partes, se alcanza el equilibrio y se conocen muchos lugares hermosos, aunque siempre existan desencuentros.

Así que vaya este post para quienes empiezan apenas el camino, pero también para esas parejas de los amigos y de las amigas que no sólo son capaces de soportarnos y de entendernos, sino que a veces nos hospedan en su casa, nos acompañan a los viajes, nos regalan dragones de tres cabezas, nos enriquecen con su mirada fresca y hasta nos fabrican hermosos sombreros de pirata.

El regreso

Hace más de dos años no actualizo este blog. Hace tres años no asistía a un Encuentro Centroamericano de Software Libre. No voy a exponer las razones, porque me desviarían del tema de este post y porque lo que me importa ahora es el presente y el futuro.

Hace cinco minutos llegué a casa. La lavadora ya está trabajando en la primera carga de ropa sucia, repleta del sudor de los 33° de una Managua calladita, decorada con árboles de colores que sin embargo, solo en las fotos grises adquieren su verdadero sentido.

Y este post me urge, como hace mucho tiempo no me urgía escribir algo ni aquí ni en los otros ¿cuatro? blogs que llevan mi nombre.


– “Leandro, ¿cuántas mujeres tenemos en este encuentro?. Veo demasiadas, necesito saber.
– “Debemos andar por el 40%”. Después resultó que era un 42.

La piel eriza por primera vez en el ECSL 2016. Hace 8 años, cuando empezó esta locura en Estelí (también en Nicaragua), éramos quizá un 2%. Realizamos en ese entonces una primera mesa de trabajo sobre mujeres en Software Libre, después de haber trabajado virtualmente con conocidas y desconocidas, en una especie de ponencia que nos permitiría argumentar que la inequidad debía visibilizarse y que los compañeros de las comunidades debían saber del tema.

De esa mesa, recuerdo especialmente a un amigo, quien con sus ¿19 años? mencionaba que nunca antes había notado que cuando un hombre moderaba una lista, los otros hombres obedecían, pero cuando una mujer tenía esa tarea, el flame no se detenía hasta que hablaba alguno de los hombres líderes de la comunidad.

Del trabajo que siguió después, otro día puedo contarles. El punto clave aquí es reconocer que llegar a un 42% de participación en un ECSL es un hito para celebrar, pero también implica un compromiso por asumir: contribuir para que esas mujeres jóvenes que hoy se acercaron, permanezcan y desarrollen todo su potencial junto a sus grupos locales de Software Libre y se conviertan ellas en las nuevas abanderadas que harán las charlas sobre género, serán mentoras de las más nuevas o celebrarán -una vez que se alcance el objetivo- que ya no sea necesario señalar la inequidad.

Entonces Leandro dice: “Caro, tenemos que hacer la charla sobre género. No está en agenda pero le hacemos espacio“. Siempre lista, le actualicé un par de fuentes, le agregué el tweet de Angela Byron y listo.

Screenshot_2016-06-17-11-15-33La charla es más o menos esta. No quedó grabada completa, pero me apunto a repetirla cuando quieran. Debo actualizarla para hablar más sobre esos otros estereotipos, sobre esas otras cargas simbólicas y mandatos que los hombres padecen en silencio. Mientras tanto, les recomiendo ver The Mask You Live In (trailer, completo en Netflix).

Y todo tuvo sentido. Al final de la charla, una de las “hermanas menores” se acerca a decirme: “Necesitaba demasiado escuchar eso. Pertenecer a la comunidad había perdido el sentido para mí, pero ahora tengo claro cuál es mi papel“. Y así ayudándole a ella, me ayudaba a mí. ¿Quién más se apunta?

———————-

“¿Cómo escalar de 60.000 usuarios a 600 mil?”

Confieso que pensé en “nuestras” empresas. Ahora que trabajo apoyando la creación de startups y empresas en general, me da por investigar sobre cosas que a los emprendedores aún ni les preocupan. Pero la charla de Antonio Galindo tendría otros impactos.

Primero: el tipo de proyecto. La empresa social Enova gestiona  una red de telecentros en México, permitiendo que las personas que reciben sus servicios, cambien su realidad aprendiendo a utilizar las computadoras y la Internet. Habiendo hecho un trabajo similar durante varios años (pero en cibercafés centroamericanos que tenían Windows en idioma inglés o con las teclas borradas), comprenderán que en el minuto cinco yo ya me imaginaba de centro en centro ofreciendo talleres, mezclando temas de emprendimiento con los trabajos asignados para aprender ofimática, haciendo mil y una cosas con algunas de esos 600 mil personas usuarias.

Segundo: Scrum. Para algunos no será nuevo que mi descubrimiento de Scrum fue algo relevante en mi vida. Después de eso me he convertido en algo como evangelizadora, a pesar de que no he podido aplicarlo en mi trabajo cotidiano (y por lo tanto, apropiarme realmente de lo que sé en teoría). En Enova, empezaron utilizando Scrum para el desarrollo y Kanban para gestionar las emergencias de soporte, pero después implementaron Scrumban para mantener a todo el equipo integrado y feliz (sí, feliz).

Tercero: Los conocimientos tan absolutamente sorprendentes de Antonio y de su equipo. Piel eriza que me hizo escribir este tweet:

tweetQue me perdone Stallman por usar Twitter (meh) y que no se ofendan mis otros amigos geniales (esos sí). Sé que tengo la enorme suerte de conocer a personas increíblemente hábiles, con conocimientos sobre mil y una cosa, pero hace mucho tiempo no me impresionaba tanto un trabajo. Carlos Jenkins grabó la charla completa y espero que la comparta pronto, porque de esa complejidad podría comentarles poco. Mi punto está en que había olvidado la generosidad absoluta que sostiene todo este movimiento (así de grave andaba mi distanciamiento) y olvidando eso, es bastante fácil racionalizar la incongruencia propia.


La burocracia a la que a veces nos sometemos, las discusiones eternas en las listas, las moscas que puede haber en la sopa son capaces de hacernos a todos olvidar algo tan fundamental: que todo nuestro esfuerzo solo tiene sentido si compartimos GENUINAMENTE lo que hacemos, si le enseñamos a los demás lo que hicimos con el fin último de construir conocimiento, no con el fin de que nos admiren o nos coloquen en un pedestal con la etiqueta de “líder” o de “sabio”. Porque aquí nadie es indispensable, si y sólo si ha transferido lo que sabe. Por eso no se vale (bueno, se vale pero no está tuanis) retirarse sin antes haber documentado el conocimiento tácito y explícito que con ayuda de los demás, hemos logrado. De nuevo: ¿Quiénes se apuntan?

En lo inmediato, espero orientar algunos esfuerzos a que en equipo, logremos que el próximo ECSL (que será en Costa Rica) siga la tradición de reunir a tantas personas maravillosas para compartir cómo cambian un pedacito de su mundo. Hay mucho trabajo por hacer, así que esperamos ver muchas manos levantadas.

Richard Stallman siempre ha estado en lo cierto

Traducción a cargo de Carolina Flores Hine, del artículo “Richard Stallman Was Right All Along” escrito por Thom Holwerda el 2 de enero de 2012 y publicado en OS News

Al terminar el año pasado, el presidente Obama firmó una ley que permite detener indefinidamente a sospechosos de terrorismo sin que exista alguna especie de juicio o debido proceso. Los manifestantes pacíficos de movimientos de ocupación [Ocuppy] de todo el mundo han sido etiquetados como terroristas por las autoridades. Iniciativas como SOPA promueven el monitoreo diligente de canales de comunicación. Hace treinta años, cuando Richard Stallman lanzó el proyecto GNU y durante las siguientes tres décadas, sus perspectivas -algunas veces- extremas y sus payasadas fueron ridiculizadas e ignoradas como paranoia. Pero aquí estamos, 2012, y sus “¿qué pasaría si?” que alguna vez fueron paranoides se han convertido en realidad.

Aún recientemenre, ha sido sencillo ignorar a Richard Stallman como un fanático paranoico, alguien que perdió contacto con la realidad hace mucho tiempo. Una clase de eterno hippie de las computadoras, la personificación perfecta del arquetipo del nerd de las computadoras espiritual que vive en un sótano. Su barba, su cabello, su vestimenta… en nuestro mundo de la apariencia es sencillamente muy fácil ignorarlo.

Sus perspectivas siempre han sido extremas. Su única computadora es una netbook Lemote Yeelong porque es la única computadora que usa únicamente software libre (sin blobs de firmware, sin BIOS privativo; es toda libre). También se niega a tener un teléfono celular porque es demasiado fácil rastrearlos. Hasta que exista un teléfono celular equivalente a la Yeelong, Stallman no quiere uno. En general, todo el software debe ser libre. O, como lo expresa la Free Software Foundation:

“A medida que nuestra sociedad se vuelve más dependiente de las computadoras, el software o los programas que corremos tienen una importancia crítica para asegurar el futuro de una sociedad libre. Software Libre se trata de tener el control sobre la tecnología que usamos en nuestras casas, escuelas y negocios, donde las computadoras trabajan para el beneficio común e individual, no para las compañías de software privativo o los gobiernos que pueden pretender restringirnos y monitorearnos”.

Yo también ignoraba a Stallman por ser demasiado extremista. ¿Software libre para combatir gobiernos controladores y espías? ¿Corporaciones malignas que quieren controlar el mundo? ¿El software como una herramienta para monitorear los canales privados de comunicación privadas? Claro. Seguramente el software libre y código abierto es importante, y yo lo elijo siempre que se haya alcanzado la equivalencia funcional con las soluciones privativas, pero ese sinsentido de Stallman/FSF se pasa.

Pero aquí estamos, iniciando el 2012. Obama firmó la NDAA [National Defense Authorization Act] para el 2012, permitiendo que los ciudadanos estadounidenses sean detenidos indefinidamente sin que exista alguna especie de juicio o debido proceso, solo por el hecho de ser sospechosos de terrorismo. Al mismo tiempo, tenemos SOPA, la cual, si se aprueba, promulgaría un sistema en el cual, los sitios web pueden ser retirados de la red -de nuevo, sin alguna especie de juicio o debido proceso- estableciendo a la vez el monitoreo del tráfico de la Internet. Combine esto con cómo las autoridades han etiquetado a los movimientos Occupy -denominándolos como terroristas- y podrá usted ver hacia dónde se dirige esto.

En caso de que esto le recuerde a China y le sea similar a los regímenes totalitarios, usted no está solo. Incluso la Motion Picture Association of America, la MPAA [asociación estadounidense de productores cinematográficos] orgullosamente proclama que lo que ha funcionado para China, Siria, Irán y otros, debería funcionar para los Estados Unidos. La Gran Muralla Cortafuegos de China y sistemas similares de filtración son glorificados como soluciones útiles en lo que se supone sería el mundo libre.

El quid del asunto aquí es que a diferencia de antaño, donde los regímenes represivos elaboraban redes de policía secreta e informantes para monitorear las comunicaciones, todo lo que se necesita hoy es tener control sobre el software y el hardware que usamos. Nuestras computadoras de escritorio, tablets, teléfonos inteligentes, y toda clase de dispositivos juegan un papel en virtualmente, todas las comunicaciones. ¿Usted piensa que está fuera de peligro cuando se comunica cara a cara? Piénselo de nuevo. ¿Cómo concertó usted ese encuentro? ¿Lo hizo por teléfono? ¿En la web? ¿Y qué es lo que usted tiene en su bolsillo o cartera, siempre conectado a la red?

De esto es lo que Stallman nos ha estado alertando todos estos años, y la mayoría de nosotros -incluyéndome- nunca lo tomamos en serio. Sin embargo, a medida que el mundo cambia, la importancia de ser capaz de revisar qué es lo que hace el código que tiene su dispositivo (o que alguien más lo haga, en caso de no tener las habilidades) se muestra cada vez más evidente. Si perdemos la capacidad de comprobar lo que nuestra propia computadora está haciendo, estamos muertos.

Este es el verdadero núcleo de las creencias de la Free Software Foundation y de Stallman: que el software privativo le arrebata el control a la persona usuaria, lo cual puede llevar a consecuencias desastrosas, especialmente ahora que dependemos de las computadoras para virtualmente cualquier cosa que hacemos. El hecho de que Stallman haya previsto esto casi tres décadas atrás es notable y reivindica su activismo. Esto justifica los 30 años de la Free Software Foundation.

Y en el 2012, probablemente necesitaremos más que nunca del software libre y de código abierto. En el Congreso de Chaos Computer en Berlín el año pasado, Cory Doctorow hizo una presentación titulada “La Guerra Próxima en la Computación de Uso General” [The Coming War on General Purpose Computation]. En ella, Doctorow advierte que la computadora de uso general, y más específicamente, el control de las personas usuarias sobre las computadoras de uso general, es percibido como una amenaza por los grupos de detentan el poder. ¿Las guerras del copyright? No son más que un preludio para la verdadera guerra.

“Como miembro de la generación del Walkman, he hecho las paces con el hecho de que necesitaré un aparato de asistencia auditiva mucho antes de morir, y por supuesto, no será un aparato, será una computadora que insertaré en mi cuerpo”, explica Doctorow, “Así que cuando me suba a un automóvil -una computadora en la cual meto mi cuerpo- con mi asistencia auditiva – una computadora que insertaré en mi cuerpo- yo quiero saber que esa tecnología no está diseñada para guardar secretos ante mi o para prevenir que yo termine procesos en ellos cuando vayan en contra de mis intereses”.

Y esta es verdaderamente la esencia de todo. Con las computadoras haciéndose cargo de cosas como el escuchar, manejar, y más, realmente no podemos darnos el lujo de ser excluidos de ellas. Necesitamos ser capaces de echar un vistazo adentro y ver qué es lo que están haciendo para asegurarnos de no estar siendo monitoreados, filtrados o lo que sea. Hace tan solo poco tiempo yo habría declarado que esto es pura paranoia, pero con todo lo que está sucediendo recientemente, ya no se trata de paranoia. Es la realidad.

“La libertad en el futuro requerirá que tengamos la capacidad de monitorear nuestros dispositivos y establecer políticas significativas en ellos, para examinar y terminar procesos que corren en ellos, para mantenerlos como servidores honestos a nuestra voluntad, y no como traidores y espías trabajando para criminales, matones y locos por el control,” advierte Doctorow, “Y aún no hemos perdido, pero tenemos que ganar las guerras del copyright para mantener a la Internet y las computadoras libres y abiertas. Porque esas son las armas en las guerras que están por venir, no podremos pelearlas sin ellas”.

Por esto es por lo que usted debe apoyar Android (no a Google, sino a Android), aún si usted prefiere el iPhone. Por esto es que usted debe apoyar Linux, aún cuando use Windows. Por esto es que usted debe apoyar a Apache, aún si usted corre IIS. Llegará un punto en el que ser libre o abierto ya no será un beneficio divertido, sino una necesidad indispensable.

Y ese punto se está aproximando rápidamente.
¡Difúndalo!

———-

Nota:

Para información básica sobre SOPA, siga este enlace

Para información sobre la NDAA siga este enlace (artículo de opinión)

Piratería y Software Libre

Traducción de “Piracy and Free Software” publicado por Mako Hill el 11 Oct 2010 en Copyrighteous

Este ensayo es un resumen de mi presentación en el taller Inlaws and Outlaws, realizado del 19-20 de agosto, 2010 en Split, Croacia. El taller reunió a defensores de la piratería, con participantes de los movimientos de cultura y software libres.

En Por qué el software no debe tener propietarios, Richard Stallman explica que, si un amigo le pide a usted un software y la licencia de ese software le limita compartirlo, usted tendrá que elegir entre ser una mal amigo o violar la licencia de ese software. Stallman sugiere que las personas usuarias deberán elegir el menor de dos males y elegirán violar la licencia. Él enfatiza que es injusto pedirle a una persona usuaria que haga una elección como esa.

En años recientes, los partidos piratas han crecido a lo largo de muchas partes del mundo desarrollado. Por supuesto, la piratería sigue siendo el medio primordial de distribución en la mayor parte del resto. Los defensores del acceso a la información se han reunido y organizado bajo la etiqueta de “piratas”, representando la elección de compartir por sobre el cumplimiento de los términos de la licencia.

Los movimientos de software libre y de código abierto (FLOSS) y de cultura libre parecen tener una reacción de confusión y conflicto ante todo esto. Por un lado, los mayores proponentes de varios partidos piratas son incondicionales hacia el software libre y varios partidos piratas han hecho de la defensa del FLOSS un componente de sus plataformas políticas. La oposición clara de los Partidos Piratas hacia las patentes de software y los DRM tienen resonancia en las comunidades, tanto de FLOSS como de cultura libre. Por otra parte, los líderes del FLOSS -incluyendo a Stallman- nos han advertido acerca de las políticas anti-copyright de los piratas. Líderes de culture libre, como Lawrence Lessig, repetidamente y vociferando ha denunciado la piratería, y han tratado como una afrenta cuando se les asocia con piratería, distanciando su trabajo y a ellos mismos de la piratería.

Las personas defensoras del FLOSS y la cultura libre ¿deben adoptar a los piratas como compañeros de lucha o condenarlos? ¿Debemos elegir entre estar con los piratas o estar contra ellos? Nuestras comunidades no parecen tener articulado un consenso claro y consistente.

Creo que, intuitivamente, si usted toma una posición firme basada en principios, en favor de la libertad de información y distingue entre principios y tácticas, es posible tener una respuesta matizada “a medio camino” hacia la piratería. A la luz de una creencia basada en principios, de que las personas usuarias deben tener la posibilidad de compartir información, podemos concluir que no hay nada éticamente incorrecto en la piratería. Las licencias tienen poder legal pero están protegidas por leyes de “propiedad intelectual” que son injustas. Habiendo dicho eso, los principios no son la única razón por la cual, las personas activistas deciden hacer las cosas. Muchos trucos políticos son malas ideas, no porque sean incorrectas, sino porque no funcionarían y tendrían efectos secundarios negativos. Las tácticas también importan. Aún cuando no exista nada éticamente incorrecto con la piratería desde la perspectiva del software libre y la cultura libre, ésta puede aún así ser una mala idea. Existen al menos tres razones tácticas que podrían motivar al software libre y la cultura libre a no apoyar la piratería o a no participar en movimientos o política favorable a la piratería.

Primero, un irrespeto sistemático por el copyright, mina el respeto por todas las licencias, las cuales han sido de un beneficio táctico enorme para el software libre y un factor de éxito cada vez más creciente para la cultura libre. Las licencias Copyleft como la GPL o la CC-BY-SA tienen poder sólo porque el copyroght lo tiene. Como ha sugerido Stallman, las acciones anti-piratería con acciones anti-copyleft. Eso no tiene que ser un argumento en contra de los intentos de limitar el copyright. De hecho, creo que nosotros debemos reducir el copyright. Pero debemos dar los pasos cuidadosamente. En el clima actual del copyright, creo que copyleft ofrece una nueva ventaja. ¿Por qué los demás deberían respetar nuestras licencias si nosotros no respetamos las suyas? Mirando a largo plazo, debemos sopesar los beneficios de promover la violación sistemática de licencias privativas con la adhesión a los movimientos de software y cultura libres.

Segundo, la piratería es fundamentalmente retrógrada. Parte de su resonancia como símbolo político proviene del hecho de que la piratería representa una manera en la que los consumidores de bienes mediáticos pueden pelear contra de un grupo de compañías que les ha atacado a ellos (con demandas, sistemas DRM y satanizaciín en la propaganda) por compartir de formas que la mayoría de consumidores creen, son naturales y socialmente positivas. Como resultado de eso, la mayoría de quienes defienden la piratería que hablan en contra de las DRM en los estarían tan felices de usar NetFlix para subir películas restringidas por las DRM por $5 al mes como estarían felices de descargarlas gratuitamente. Los mejores month as they were to download for free. Los mejores gritos de batalla no siempre se traducen en los más robustos movimientos.

Tercero, a través de su enfoque en la reacción, un diálogo acerca de la piratería evita el compromiso con las preguntas difíciles acerca de con qué vamos a reemplazar el actual sistema fracturado de copyright. Una posición basada en principios sugiere que es nuestra prerrogativa ética, el crear modelos alternativos. El movimiento de software libre ha sido exitoso porque ha creado esa prerrogativa y entonces, lentamente en el tiempo, ha brindado ejemplos de alternativas factibles. Una posición basada en principios para el software libre no requiere que se provean de nuevos sistemas factibles inmediatamente, pero hace del desarrollo de aproximaciones sustentables y creativas, una prioridad. Atacar el sistema sin siquiere intentar hablar acerca de modos alternativos de producción es insustentable. El software libre y la cultura libre hacen un llamado por una revolución. La piratería hace un llamado a un amotinamiento.

La piratería, en estos tres sentidos, puede verse como táticamente imprudente, sin que necesariamente sea antiética. Tomando una posición basada en principios, es posible construir y trascender, el comentario de RMS. En términos de la cultura libre y el software libre, podemos sugerir que la piratería no es éticamente incorrecta, pero que es una forma imprudente de intentar promover el compartir. Sin ser hipócrita, podemos decir: “No pienso que la piratería sea antiética. Pero no la apoyo”.

No es un impostor: abrí un perfil en Facebook

Como muchos de ustedes sabrán, me he resistido durante mucho tiempo a abrir un perfil en Facebook. Para algunos, por neurosis, razones paranoicas o teorías de la conspiración; para otros, por esas mismas razones (cuando les parecen válidas) y por congruencia con mis principios acerca de la libertad de expresión y la necesidad imperiosa de que esa libertad sea sustentable, autónoma, segura y verdadera. Es decir, la libertad de expresión no siempre es libre y Facebook es una de las tantas plataformas que lo demuestran. Ahora mismo, eso no es tan importante pero créanme, dentro de algunos años lo será.

Aún la neutralidad de la internet existe (a pesar de las graves amenazas y las pésimas noticias recientes en la Unión Europea) pero todos los intentos de las empresas proveedoras de servicios de Internet están empujando hacia la privatización, como hicieron con la radio en su tiempo. ¿Alguien recuerda que la radio podría ser un medio tremendamente democratizador, si las frecuencias no se vendieran? ¿no les parece extraño, que siendo el espectro radioeléctrico un bien común, tengamos que pagar millones de millones para tener un permiso de utilizarlo?

Si no me creen, ríanse un poco con este video (lo pongo en flash por las anotaciones que le dan sentido):

Un informe del Secretario de Estado de Economía Digital francés filtrado recientemente revela el esfuerzo del Gobierno para enterrar profundamente la neutralidad de la Red en ese país.

Entonces, la libertad de expresión por medio de la Internet depende de la neutralidad de la red… algo que defienden (o negocian a cambio de un buen acuerdo para ellas, no necesariamente para nosotros) empresas como Google, Apple e incluso seguramente Facebook… porque sus negocios dependen de esa neutralidad.

Pero la libertad de expresión también depende de la libertad de generar redes y compartir contenidos e información por medio de esas redes, algo que ya no le suena tan bien a empresas como Google, Apple, Microsoft, Facebook y muchas otras. ¿Por qué? Porque el poder de esas empresas (en algunos casos sólo económico, en otros el poder es además ideológico y de control social) depende de la concentración de la información en pocas manos. Y no sólo depende de la concentración de la información, también depende de generar dependencia absoluta hacia sus servicios, productos y modelos de negocio. Es decir, Apple necesita que sólo compremos Apple porque los aparatos de Apple sólo funcionan con aplicaciones hechas por o para Apple, que venden canciones que Apple puso ahí y así seguimos… Apple es de todas, la empresa que tiene el peor modelo para nuestra libertad y es justamente la que está logrando con mayor éxito su objetivo. ¿Y las demás? Al menos no venden el aparato pero cada una en su estilo, tiene como eje central de éxito, lograr que centralicemos todas nuestras operaciones a través suyo.

Y la libertad de expresión también depende de que cada vez más personas tengan educación, alfabetización… cosas que dependen también del acceso y la apropiación de la tecnología… algo que a MIcrosoft le ha interesado durante mucho tiempo porque entre más personas tengan computadoras en un mundo en el que la mayoría cree que sólo Windows existe… más rica se hará la compañía. Pero ese interés le ha llevado a boicotear proyectos (ingenuos sí, pero bien intencionados) como el de One Laptop per Child. Esta empresa además se sostiene en un modelo extorsivo que persigue a los grandes clientes por incumplimiento de licencias pero a la vez, permite el posicionamiento de sus formatos como oficiales de facto, gracias a lo que llaman “piratería” y mil ejemplos más… sin contar con el enorme daño que le hace a los niños, ser educados como autómatas de la tecnología, cuando podrían ser creadores de la misma.

¿Y Facebook qué tiene que ver en este asunto?

Facebook ha logrado que centralicemos nuestras relaciones sociales a través suyo. ¿Qué cosa puede brindar tanto poder, como mediar todas nuestras relaciones sociales, preferencias comerciales, gustos, posiciones ideológicas etcétera? Y a pesar de que actualmente es posible manejar con cierta seguridad los niveles de privacidad en Facebook, más que compartir una foto con alguien que alguna vez me ha visto en la calle y considera que debo llamarle “amigo”, me preocupa compartir la información con quienes la usan para crearse un perfil cada vez más exacto de mí cruzando todos los datos que apenas en dos semanas he colocado. Es decir, es el típico caso de “entre más sensación de privacidad tengan, más información nos comparten a nosotros (léase la empresa Facebook y las empresas a las cuales, se les vende nuestra información) no importa si a sus amigos no se lo dicen”. O sea, hay que se menso para tener un perfil aquí y ahora puedo decirlo con tranquilidad de que no se enojen… porque ya tengo uno.

Trabajo desde hace rato en el tema de seguridad de la información y de las cosas más difíciles ha sido, tratar de que la gente comprenda que entre más confianza exista con alguien, más cuidado hay que tener con la información que compartimos por vías que no sean cara a cara en lugares seguros. También ha sido bien difícil que se comprenda:

  • Mientras dependamos de proveedores de Internet que pueden monitorear todo lo que hacemos y decimos
  • Mientras trabajemos documentos, tengamos correos y nuestra información en la red en servidores que no nos pertenecen a nosotros o a colectivos confiables
  • Mientras sigamos permitiendo que empresas con fines de lucro determinen qué podemos y no podemos hacer con los aparatos y el software que “alquilamos” (porque nuestros no son… que lo digan los que tienen un Kindle de Amazon)
  • Mientras no comprendamos que la libertad en nuestra época depende de cuál tecnología usamos y cómo la usamos

No vamos a tomar las decisiones y construir las soluciones que necesitamos para defender nuestros derechos civiles y políticos, económicos, culturales y humanos en general.

¿Y entonces, por qué uso Facebook?

Porque la gente lo usa y es aquí donde se comunican, donde hacen campañas e invitan a los cumpleaños. Es decir, uso Facebook para poder analizarlo pero también para reencontrarme con la gente que al parecer, se olvidó de que tomarse un café no sustituye decir “me gusta” en una frase que escribí.

Y sin embargo, no creo que lo use por mucho tiempo. Sigo esperando a que un día se despierten y cierren su perfil, me llamen para que les explique cómo se hace para usar software que no les espíe ni los ate a una única tecnología (o a varias con los mismos fines) y se unan a la resistencia. Y no me avisen por Facebook, por favor.

La FSF reacciona al caso Oracle vs. Google y a la amenaza de las patentes de software

Traducción de FSF responds to Oracle v. Google and the threat of software patents por Brett Smith (September 08, 2010)

Como usted probablemente se enteró a través de innumerables sitios de noticias, Oracle ha interpuesto una demanda en contra de Google, alegando que Android infringe algunos de sus copyright y patentes relacionados con Java. Hasta ahora, hay muy poca información disponible acerca del alegato de infracción del copyright para poder decir mucho; esperamos conocer más del caso conforme avance. Pero nadie merece ser víctima de agresión por patentes de software, y Oracle se equivoca al usar sus patentes para atacar a Android.

A pesar de que tomó más tiempo de lo que hubiéramos querido, Sun Microsystems finalmente hizo lo correcto por la comunidad de software libre cuando lanzó Java bajo la GPL en el 2006. Fueron bienvenidas esas noticias cuando se anunciaron; Java ha sido por mucho tiempo un lenguaje de programación popular, y estábamos esperanzados de que el cambio lo haría un lenguaje con soporte de primera clase en la comunidad de software libre.

Ahora, la demanda de Oracle amenaza con revertir toda la buena voluntad que se ha construido en los años que siguieron. Los programadores -con toda justificación- se alejarán de Java cuando se vean expuestos a ser demandados por usarlo de alguna forma que a Oracle no le guste. Uno de los mayores beneficios del software libre es que permite que los programas se combinen de maneras que ninguno de los desarrolladores originales podría haber anticipado, para crear algo nuevo y excitante. Oracle está enviando señales al mundo de que tienen la intención de limitar la posibilidad que todos tenemos, de hacer esto con Java y eso es injustificable.

Desafortunadamente, Google no parecía particularmente preocupada por este problema hasta que la demanda fue interpuesta. La compañía aún no ha tomado ninguna posición clara o alguna acción en contra de las patentes de software. Y ellos podrían haber evitado todo esto, construyendo Android usando IcedTea, una implementación de Java cubierta por la GPL que se basa en el código original de Sun, en lugar de una imlementación independiente bajo la licencia Apache. La GPL está diseñada para proteger la libertad que todos tenemos -desde una persona usuaria individual hasta las corporaciones más grandes- y eso podría haberles brindado una defensa fuerte en contra de los ataques de Oracle. Es triste ver que Google aparentemente rechazó esas protecciones con el fin de hacer más fácil el desarrollo de software privativo en Android.

Pero nada de lo anterior excusa el comportamiento de Oracle. Un juicio agresivo sobre infracción de patentes de software es un ataque claro en contra de la libertad de alguien para usar, compartir, modificar y redistribuir libertades de software que todas las personas siempre deberían tener. Oracle ahora busca quitar esos derechos, no sólo a Google, sino a todos los usuarios de Android. Finalmente, la decisión sobre cómo responder le queda primordialmente a Google; ellos son la parte denominada como acusada en el juicio. La FSF alienta a Google a luchar contra los alegatos de Oracle y a adoptar una postura por principio, en contra de las patentes de software.

¿Cómo puede ayudar?

  • Estamos recolectando en la wiki de End Software Patents, información sobre el caso incluyendo información sobre el estado del arte anterior que pueda ser usada para atacar las patentes. Esto puede ser útil no sólo para el caso de Google, sino también para otras instancias que Oracle podría demandar en el futuro. Si usted tiene nueva información para agregar a esa página, nos alegrará mucho contar con su contribución.
  • Oracle anteriormente se oponía a las patentes de software. El que la compañía ahora esté usando las patentes como su principal arma para atacar competidores es un vuelco impresionante a esa posición. Escríbale a Larry Ellison y pregúntele respetuosamente por qué Oracle está atacando al software libre con las patentes de software. Puede recordarle las declaraciones que Oracle hizo en 1994, como esta:

Patent law provides to inventors an exclusive right to new technology in return for publication of the technology. This is not appropriate for industries such as software development in which innovations occur rapidly, can be made without a substantial capital investment, and tend to be creative combinations of previously-known techniques.

(La ley de patentes proporciona a los inventores un derecho exclusivo sobre la nueva tecnología a cambio de la publicación de la tecnología. Esto no es apropiado para las industrias como las de desarrollo de software, en las cuales, las innovaciones ocurren rápidamente, pueden hacerse sin una inversión de capital considerable, y tienden a ser combinaciones creativas de técnicas ya conocidas).

Oracle alguna vez afirmó que sólo buscaba patentes de software para efectos defensivos. Ahora las está sando para atacar proactivamente al software libre. No es la primera compañía que hace este cambio radical de postura, y desafortunadamente es probable que no sea la última. Actualmente Google afirma que necesita de las patentes de software para efectos defensivos, pero la realidad es que las personas que programan software sólo podrán estar verdaderamente a salvo de las patentes de software cuando todos sean obligados a desarmarse. Únase a la lista de End Software Patents (Fin a las patentes de software) para mantenerse actualizado sobre las noticias de patentes de software y lo que usted puede hacer para ayudar.

Para más información contacte a:

Brett Smith
Ingeniero de Cumplimiento de Licencias
Free Software Foundation
+1 (617) 542 5942 x18
brett@fsf.org

A desalambrar el software libre

defences

Imagen: Defences become fences N°2, de Enrique T

Para actualizar y ser justa: ya casi estamos terminando la traducción de la campaña http://windows7sins.org gracias a la ayuda de Gabriel Molina, un mexicano con el que he podido trabajar en conjunto superando la barrera del repositorio. Gabriel accedió a trabajar “a pie” y hemos revisado juntos todos los textos. Gracias Gabriel.

Constantemente digo en mis conferencias, que no hace falta ser experto para ser parte del desarrollo del software. Es decir, si no sabemos programar, los usuarios y usuarias podemos dejar de ser entes pasivos y convertirnos en gestores del software, colaborando en actividades de difusión y activismo, pero también traduciendo, documentando y reportando bugs. Son tareas menospreciadas, pero bien importantes.

Lo lamentable, es que eso es falso en la mayoría de los casos. Los proyectos de software libre siguen siendo espacios pensados por y para informáticos, quienes muchas veces piensan que es relativamente simple seguir su lógica. Les tengo una mala noticia: NO LO ES.

La primera y única vez que reporté un bug, lo hice a la gente de KDE por un problema con el Aamarok 2. Me respondieron más o menos, que si no sabía reportar un bug correctamente, mejor los dejara en paz. Nunca más reporté un bug en mi vida (al menos, directamente) y me quedé con el Amarok anterior. Yo quisiera, lo juro, poder reportar un bug de una manera tan hermosa como esta (vía magus) pero es imposible para mis capacidades. De manera que los bugs quedan descartados, bajo la premisa de “lo que no sirve, que no estorbe”. Ok. Puedo vivir con eso.

Si no puedo reportar bugs, puedo traducir… ¿cierto?

Puedo traducir con enorme felicidad y satisfacción si lo hago para Drupal. El sistema que usan es en línea y es sencillo, maravillosamente sencillo colaborar. En los translation sprint que hemos organizado en la RCSL llevamos dos módulos completos traducidos al español, en un trabajo que ha sido divertido y enriquecedor. Jamás frustrante.

En otro vecindario, la traducción de la campaña Windows7sins de la Free Software Foundation, no me ha traído más que tristezas. Desde hace dos meses tenemos los textos traducidos y revisados por tres personas, pero se decidió usar subversion, pedir llave pública, entrar por ssh y de ahí, ya no sé qué sigue. El caso es que los textos los tradujimos al mejor estilo cavernícola (con openoffice.org) y ahora tocaría meter línea por línea dentro de los archivos html que hay en savannah. Si hubiéramos tenido archivos .po ya todo estaría listo… tampoco estoy pidiendo milagros… pero con este sistema ha sido imposible para Eva y para mí -las que más nos hemos comprometido con el asunto- de manera que la campaña sigue sin estar traducida al español, y así seguirá hasta que alguien pueda hacerlo y se publique otra traducción no revisada. ¿Nuestro trabajo qué? Bien gracias, guárdemoslo de recuerdo.

Entonces… ¿cuál es la verdadera posibilidad que tenemos los y las usuarias de software libre, de convertirnos en gestores y gestoras del cambio? ¿cuál es nuestro papel, más allá de dar conferencias, vender camisetas o escribir en un blog? Dar conferencias no debe subestimarse, porque implica conocer bien los temas, estar preparada para responder muchas preguntas diversas y saber exponer claramente conceptos complejos… pero eso no basta. Sobre todo, cuando interactuamos con proyectos de desarrollo donde lo que vale es el código y no cuántas personas escucharon una charla e instalaron software libre después.

Yo, de todas maneras aprecio mis contribuciones y creo que son bien importantes, pero definitivamente creo que tenemos que hacer un mejor trabajo si queremos realmente trabajar por la libertad de los usuarios y usuarias. Ni todos somos poetas, ni todos somos programadores. Tendríamos que generar espacios y niveles de acción, que permitan que más personas se acerquen y hagan tareas que son capaces de hacer. Muchas podemos traducir, pero por favor, quítennos los alambres de púas.

La computadora en mi bolsillo

Esta es una traduccion libre y no-oficial de la entrada “The computer in my pocket” del blog de Mako Hill.
—————–
Si no estamos mal con las proyecciones, para finales de este año, el mundo será el hogar de 3 billones de teléfonos móviles. Eso es casi un teléfono por cada uno de los seres humanos vivos. Aunque estos teléfonos abren todo un mundo de nuevas e importantes oportunidades en comunicación, creatividad y cooperación — y es importante no subestimar ese hecho — éstos también representan un paso hacia un tipo de antiutopía tecnológica no muy diferente a la que Stallman plantea en El derecho a leer. Los teléfonos representan una de las tecnologías más cerradas, propietarias y por lo general, no libres entre las que son más distribuidas. Las implicaciones para la libertad de software y el empoderamiento tecnológico son una calamidad.

Pero a pesar del hecho de que los teléfonos móviles representan lo que puede ser la amenaza más gigantesca a la libertad de software en la actualidad, la comunidad de software libre — con un número de notables excepciones a las que quiero a la vez agradecer y poner creciente atención — ha permanecido en su mayoría, silenciosa acerca de este asunto.

Conozco a apasionados defensores de la libertad de software que trabajan sin descanso para que ellos mismos y el mundo, se deshagan de un puñado de blobs binarios en el kernel Linux — trabajo importante del cual todos nos beneficiamos. Y aún, algunos de esos “de línea dura” no parecen ajustar sus teléfonos a los mismos estándares que sus laptops. La decisión de Ubuntu de lanzar un nuevo driver binario sigue siendo más controversial que el hecho de que la gran mayoría de la población usuaria de computadoras no conoce otra cosa que las computadoras basadas sobre un teléfono, las cuales permanecen increíblemente no libres y casi por completo son imposibles de liberar si las comparamos con las computadoras personales. Para la mayoría de las personas usuarias de computadoras, no hay opción y esencialmente, tampoco esperanza para liberar sus aparatos actuales.

Me deja perplejo que cualquiera, especialmente los defensores del software libre, se pongan felices con esas computadoras no-libres [1]. Creo que parte de la razón descansa sobre el hecho de que la mayoría de los usuarios de teléfonos móviles, y aún la mayoría de de los usuarios a quienes les importa la libertad de software y la autonomía tecnológica, no conciben sus teléfonos como computadoras. Concebir nuestros teléfonos como computadoras, no resolverá todos los problemas a los que he aludido, pero hacer eso sigue siendo el primer paso esencial hacia cualquier solución. Mientras debemos trabajar aún para construir teléfonos libres que sean viables, ampliamente accesibles y convincentes, debemos convencer primero, tanto a las personas usuarias como a las desarrolladoras, de que esta es una meta importante. Recordarle a la gente que nuestros teléfonos -tanto libres como no libres- son computadoras poderosas de uso general sigue siendo una parte importante y todavía, en gran parte no satisfecha, de este proceso.

Debemos encontrar formas de recordarnos a nosotros mismos y a los demás, del hecho de que los teléfonos modernos son computadoras poderosas con interfaces poderosas que son útiles para una inimaginable variedad de aplicaciones arbitrarias. Debemos enfocarnos en el hecho de que estas computadoras tienen micrófonos, sensores, y otros sensores y que les confiamos nuestros secretos más íntimos y datos más sensibles. No debemos olvidar que, en casi todos los casos, estas computadoras siguen siendo controladas, completa y definitivamente, por compañías en las cuales, muy pocos de nosotros confiamos del todo.

No estoy seguro de cómo lograremos cumplir esta tarea. Pero más de nosotros debemos pensar largamente y de forma creativa sobre este problema. Yo seguiré llamando a mi teléfono “mi computadora” como un primer paso, muy personal. He hecho esto la semana que pasó y ha llevado a conversaciones con conocimientos algo confusos.

Por supuesto, esto no hace que mi teléfono sea menos libre. Pero sí significa que estoy hablando más acerca de lo no libre que la mayoría de nosotros llevamos puesto en forma demasiado silenciosa. En este punto, eso parece un progreso.

[1] Como muchos defensores de software libre, mi teléfono también es una computadora que correo una combinación de software libre y no libre. Lo uso infelizmente y estoy haciendo lo que puedo para cambiar esto.

———-

Notas de Caro:

Entre los comentarios al post de Mako, encontré algo sobre el proyecto Replicant, que trabaja para que los teléfonos HTC Dream  puedan correr con software 100% libre. Necesitan desarrolladores… a ver si alguien se apunta.

Por otro lado, no sé si cuajará el asunto, pero hay alguna posibilidad de que la Universidad de Sao Paulo en Brasil, tome el proyecto del Freerunner como suyo. Leer más en LWN.

Me fui de polizón en el barco del Drupal Tour ;-)

La semana pasada tuve el enorme placer de unirme al Drupal Tour Centroamérica que Josef Dabinger (@dasjo) comenzó el 1° de agosto en Nicaragua. El tour terminó ayer, con un taller más en Cancún.

A Josef lo conocimos en el Primer Encuentro Centroamericano de Software Libre, donde llegó junto a Felix Delattre (quien va para Costa Rica pronto, a completar el tour… porque dasjo no fue a tiquicia 🙁 ésta vez).

Gunnar Wolf me invitó a participar en el taller que se realizó en uno de los laboratorios del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM. Pude escaparme del trabajo para ir a compartir un día y medio aprendiendo cómo funciona el Marco de Gestión de Contenidos Drupal (porque eso lo aprendí también, que Drupal es un Framework, no un System). Colaboró en esta ocasión, Israel Elizarrarás, diseñador… a quien convencí de liberar su compu (ya casi lo llamo a ver si cumplió).

Lo más importante del taller -en mi caso- fue perderle el miedo a Drupal. Desde hace ya bastante tiempo es mi opción favorita para construir sitios web, por su dinamismo, solidez, comunidad y flexibilidad… pero del respeto no pasaba. Ahora, ya entiendo cómo funciona su lógica y cuáles módulos pueden faciltarme el trabajo. De ahí salió un sitio bastante modesto para Dialogía, en el cual estaré trabajando como madre orgullosa de la critatura.

Y bueno, como soy “pata de perro”, decidí acompañar a dasjo a la continuación de su tour en Xapala y el puerto de Veracruz. Ahí nos recibió Iván Mejía (http://drupalmexico.com), un desarrollador de sitios web que usa Drupal y le saca el jugo de verdad como pueden ver aquí. Como Iván vive en Coatepec, pudimos comprar el maravilloso Café de Avelino… que aún no tiene sitio web… ¿qué pasó Iván? 🙂

En el puerto, nos recibió Mauricio Hernández de Veralinux. En el taller conocimos también a otros compañeros de ese grupo y a algunos informáticos que quieren usar Drupal pero no conocían mucho acerca del Software Libre. Josef me abrió un espacio y pude compartir con ellos algunos minutos de la charla básica acerca del SL, centrándome en temas de licenciamiento y cómo las empresas que usan SL deben contemplar alguna retribución. No es lo mismo aprovecharse del Software Libre, que utilizarlo contribuyendo a la comunidad o destinando recursos para el desarrollo del software. Si no, es como cortar la rama sobre la cual estamos sostenidos. En ese tema, espero trabajar más en los próximos meses

Las gracias a Josef Dabernig, Gunnar Wolf, Israel Elizarrás, Iván Mejía y a Mauricio Hernández por organizar esta última parte del tour. Por supuesto, gracias a la vida porque pude ser parte del viaje “diacachimba”.

PD: Lo bloqueé por completo… interesante fenómeno del inconsciente freudiano… también asistimos a una reunión de twitteros de Xalapa. Saludos a todos (ya saben, pásense a identi.ca). Aquí hay fotos (por cierto, está muy buena la galería de Iván).