Ojos vendados

La última vez que te vi
estabas como siempre
detrás de tu escritorio

camisa blanca a rayas
una sonrisa
y ella atada a tu cuello

fue cuando te miré por fin
a vos, con mi reflejo

en el espejo
quitaba tu corbata
(que me da miedo)
y huíamos en un Mustang
sin saber hacia dónde,
sin que importara

del otro lado
no supe qué decir

2 respuesta a “Ojos vendados”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *