EX









Lo que extraño de vos
no volverá jamás
no está en tus manos
no está en tus labios
se resbaló entre esos dedos
que sostenían un lapicero rojo


me alegra en cambio de extrañarte
(de convertirte en un extraño)
que ya no necesito
dar cuenta de mis rastros
ni interrogar tu almohada
mirando en ella cabellos largos

Tratado sobre este dolor









«ya he dejado que se empañe
la ilusión de que vivir es indoloro»
(Jorge Drexler)


cuando esos acordes se suceden
hay una línea invariable de recuerdos
que llega como una ráfaga


debe entonces tomarse una decisión
o se pierde una canción favorita
o se acostumbra una a estos escalofríos

amar-garte









lo más terrible
es que a pesar de todo
este mundo seguirá
(hecho mierda)


y con el tiempo
mi almohada
dejará desvanecerse
ese sabor amargo


del chocolate oscuro
que se derrama
de tus sueños y de los míos

Dicen









que necesito gotas
para quitarme el rojo de los ojos
el rojo de la sangre que brota de mis guerras
el rojo de mi boca que está sedienta de tu cómplice carne


que necesito calma
que no me enoje, que no maldiga
que deje de luchar por tantas causas perdidas
que no espere al amor y espere espinas


dicen que si me quito el rojo de los ojos
ya no veré campesinos jubilados sin júbilo
no veré campos de golf junto a las madres sedientas
no veré manos que cosen las fortunas de otros


y sobre todo
no veré cuellos blancos burlándose de mí


a palabras necias, mis ojos rojos

Brutal









Canta el cuerpo y su canto se derrite
Cuando canta la magia los recursos se gastan
Las palabras se esconden y develan
Que el control lo tenés y lo perdí


Pero a veces el cuerpo permanece callado
Y de nuevo las palabras asoman
Coherentes
Mentirosas
Engañosas
Temerarias


Por eso los escritos
A veces se rebelan
A veces se revelan
A veces son extraños
A veces huidizos


Porque a veces escribo con el cuerpo
A veces canto con el alma
Y a veces canto con el miedo