Me fui de polizón en el barco del Drupal Tour ;-)

La semana pasada tuve el enorme placer de unirme al Drupal Tour Centroamérica que Josef Dabinger (@dasjo) comenzó el 1° de agosto en Nicaragua. El tour terminó ayer, con un taller más en Cancún.

A Josef lo conocimos en el Primer Encuentro Centroamericano de Software Libre, donde llegó junto a Felix Delattre (quien va para Costa Rica pronto, a completar el tour… porque dasjo no fue a tiquicia 🙁 ésta vez).

Gunnar Wolf me invitó a participar en el taller que se realizó en uno de los laboratorios del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM. Pude escaparme del trabajo para ir a compartir un día y medio aprendiendo cómo funciona el Marco de Gestión de Contenidos Drupal (porque eso lo aprendí también, que Drupal es un Framework, no un System). Colaboró en esta ocasión, Israel Elizarrarás, diseñador… a quien convencí de liberar su compu (ya casi lo llamo a ver si cumplió).

Lo más importante del taller -en mi caso- fue perderle el miedo a Drupal. Desde hace ya bastante tiempo es mi opción favorita para construir sitios web, por su dinamismo, solidez, comunidad y flexibilidad… pero del respeto no pasaba. Ahora, ya entiendo cómo funciona su lógica y cuáles módulos pueden faciltarme el trabajo. De ahí salió un sitio bastante modesto para Dialogía, en el cual estaré trabajando como madre orgullosa de la critatura.

Y bueno, como soy «pata de perro», decidí acompañar a dasjo a la continuación de su tour en Xapala y el puerto de Veracruz. Ahí nos recibió Iván Mejía (http://drupalmexico.com), un desarrollador de sitios web que usa Drupal y le saca el jugo de verdad como pueden ver aquí. Como Iván vive en Coatepec, pudimos comprar el maravilloso Café de Avelino… que aún no tiene sitio web… ¿qué pasó Iván? 🙂

En el puerto, nos recibió Mauricio Hernández de Veralinux. En el taller conocimos también a otros compañeros de ese grupo y a algunos informáticos que quieren usar Drupal pero no conocían mucho acerca del Software Libre. Josef me abrió un espacio y pude compartir con ellos algunos minutos de la charla básica acerca del SL, centrándome en temas de licenciamiento y cómo las empresas que usan SL deben contemplar alguna retribución. No es lo mismo aprovecharse del Software Libre, que utilizarlo contribuyendo a la comunidad o destinando recursos para el desarrollo del software. Si no, es como cortar la rama sobre la cual estamos sostenidos. En ese tema, espero trabajar más en los próximos meses

Las gracias a Josef Dabernig, Gunnar Wolf, Israel Elizarrás, Iván Mejía y a Mauricio Hernández por organizar esta última parte del tour. Por supuesto, gracias a la vida porque pude ser parte del viaje «diacachimba».

PD: Lo bloqueé por completo… interesante fenómeno del inconsciente freudiano… también asistimos a una reunión de twitteros de Xalapa. Saludos a todos (ya saben, pásense a identi.ca). Aquí hay fotos (por cierto, está muy buena la galería de Iván).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *