¿Por qué apoyar económicamente a la FSF?

«Mientras nuestras vidas se vuelven cada vez más mediatizadas por la tecnología, la pregunta sobre quién controla la tecnología se convierte en otra manera de preguntar ¿quien nos controla a nosotros?»

Mako Hill encabeza la última semana de recolección de fondos para Free software Foundation. Aquí la petición y en su blog: por qué apoya esta causa copyrighteous. No dejen de leer el post y sobre todo,  si aún no se han afiliado ¡háganlo!  hay varias modalidades y todas las contribuciones suman. Si ya son socios de la FSF pero siguen contribuyendo como estudiantes (y ya no lo son) piensen si pueden aportar un poco más.

Me atrevo a decir que no existe una organización de todas las que agrupan al Software Libre que sea tan importante como lo es la FSF. Muchas veces he discutido esto con amigos y es un tema controversial por las actuaciones excéntricas y contraproducentes de Stallman, pero si miran más allá de eso, la Free Software Foundation es el faro que marca el rumbo. A partir de ahí, podemos irnos hacia la izquierda o la derecha, anclarnos o avanzar hacia la luz, regresarnos y repensar hacia dónde vamos… pero la importancia del faro es siempre estar ahí cuando cae la oscuridad. No ha habido tiempos más oscuros que estos desde que el Software Libre reivindicó nuestros derechos por primera vez, así que ahora es cuando más debemos fortalecer esta organización.

Freedom Toaster Costa Rica

Desde hace algunos años, el TEC tiene una máquina duplicadora Freedom Toaster. Ahora tenemos dos. Les presento las fotos de la nueva versión, elaborada y diseñada por Carlos y Daniel Jenkins, de la comunidad de Software Libre del TEC.

La máquina duplicadora está pensada para varios quemadores que puedan copiar discos y dvds de materiales libres. Tiene pantalla táctil, 4 quemadores y un arduino que controla los leds. Más información sobre su fabricación, aquí http://www.cjenkins.net/freedomtoaster/

Flame of Knowledge
Daniel Jenkins con el Flame of Knowledge en el SFD 2010
Carlos Jenkins con el FT en el SFD 2010

La Sapa de SLCA y Tux dentro del FT
El arduino del FT
El corazón del FT

¿Cómo definir las comunidades de software libre?

Una comunidad en el sentido tradicional, se define por la geografía. Sería un conjunto de personas que habitan determinado pueblo o lugar. Sin embargo, a partir de las carencias de esas definición, la psicología social ha intentado definir mejor a qué le llamamos comunidad en términos de relaciones, interacciones y el compartir aspectos comunes.

Maritza Montero, psicóloga venezolana reconocida por sus trabajos en psicología comunitaria, define la comunidad como un grupo en constante transformación y evolución (es decir, que está en constante proceso de ser),que en su interrelación genera un sentido de pertenencia e identidad social...» (Montero, 2004: 207).

¿Es posible aplicar ese concepto a las comunidades de software libre?

No estoy tan segura. Casi me inclino a pensar que para algunos de los miembros de estos grupos, se trata de una comunidad en términos del sentimiento de compartir un espacio, intereses, necesidades, una historia y una identidad; mientras que para otros, se trata más de lo que se concibe como un grupo funcional que no implica un involucramiento necesariamente intenso y central.

Ahora… eso mismo sucede en las comunidades geográficas.

Para mí, ha sido bastante curioso comprobar cómo, en los momentos de organización de actividades o toma de decisiones, hay una gran similitud con lo que sucede en una junta de vecinos, por ejemplo. La dinámica es muy similar e incluye al vecino que siempre pregunta lo mismo o sigue estando en desacuerdo con algo que ya se discutió, pero insiste para probar si esta vez, el grupo ha cambiado de parecer. Lo mismo que el vecino que entorpece la toma de decisiones con las más variadas estrategias (tema del que hablaré cuando lleguemos al tema de los trolls). Eso quiere decir, que de todas maneras, hay distintos niveles de compromiso comunitario también en los espacios geográficos o presenciales.

Entonces ¿vale el concepto de comunidad? Partiremos de que sí. El que no vale, es el de comunidad virtual, porque considero que las características del espacio compartido no definen las características del grupo y que las comunidades de software libre comparten aspectos más profundos. Es decir, lo que amalgama a las personas que integran comunidades de software libre es una visión de mundo compartida, unos objetivos y necesidades comunes, una identidad e incluso una historia, la historia del movimiento como tal y el espacio de intercambio en el que eso ocurra, es una circunstancia y no un elemento definitorio según lo veo.

Pero es momento entonces de decir, que concibo que existen dos tipos de comunidades de software libre:

  • Comunidades de desarrollo (también llamados proyectos)
  • Comunidades de activistas

** Las comunidades de personas usuarias, desde mi punto de vista, son grupos funcionales, pero no comunidades. Usar una misma distribución de GNU/Linux y brindarse ayuda en una lista electrónica, no constituyen suficientes elementos para un sentimiento de comunidad, aunque algunas personas de estos grupos, puedan formar parte de comunidades de activistas.

Las comunidades de activistas, yo las denomino «las nuevas comunidades de software libre» para marcar un antes y un después que me parece fundamental. Hasta hace algunos años, ser parte de una comunidad de software libre era estar inscrito en una lista electrónica de un GUL (Grupo de Usuarios de «Linux» o Linux User Group) y brindar apoyo técnico. Algunas veces, se compartían conferencias y espacios donde unos le enseñaban a otros los trucos aprendidos. Encontrarse con alguien más que utilizara «linux», era casi un milagro, e implicaba que se compartía un nivel de conocimiento técnico relativamente elevado (o la potencialidad de tenerlo). Eso era suficiente para sentirse parte de un grupo y en esos espacios, las discusiones políticas, filosóficas o conceptuales, simplemente no tenían cabida.

Esas comunidades, en cierto sentido pueden agruparse con las comunidades de desarrollo actuales: lo que relaciona a sus integrantes, es un objetivo común suficientemente fuerte y operacionalizado, que permite realizar el trabajo propuesto de forma más o menos constante y enfocada. ¿Cómo se define la pertenencia? A partir de lo que llamamos «méritos». ¿Y cómo se sabe quién ha hecho méritos y quién no? A partir de lo que digan los registros de bugs reportados, paquetes mantenidos, líneas de código etcétera. Es decir, hay plataformas tecnológicas que permiten evidenciar quién constribuye y quién no, quién pertenece al proyecto y quién no, etcétera.

Las nuevas comunidades no la tienen tan fácil. No hay forma de cuantificar los aportes y por lo tanto, los méritos. La valoración generalmente es subjetiva y no se reconoce formalmente. Además, las comunidades de activistas están conformadas por personas de distintas disciplinas, de manera que ya no se pueden obviar los debates respecto a ¿cuál es el concepto de libertad? ¿qué es lo que queremos lograr con el software libre? ¿queremos más personas usando software libre o queremos que quien lo use comprenda y se comprometa con un cambio cultural más profundo? ¿estamos por cambiar el mundo, por sostenerlo, por regresar a como era?

Y para complicar aún más, la propuesta de libertad sirve tanto a las izquierdas como a las derechas, de manera que la complejidad de estos colectivos no pasa por cuál distribución se está usando (aunque eso brinde indicios de posiciones ideológicas) sino de a cuál movimiento se pertenece (OpenSource vs Software Libre), cuáles fines se persiguen y otros temas mucho más similares a los dilemas de las organizaciones sociales que a problemas de compilación del kernel.

Entonces, si tenemos dos tipos de comunidades muy distintas ¿cómo lograr puntos de encuentro entre ambas? Por otro lado, ¿cómo hacerle ver a quienes tienen más de 10 años de estar en la movida del software libre, que las «reglas de oro» no aplican a esta nueva modalidad? Tema para otra entrega.

Las comunidades, individualidades y mi experiencia

Hace un poco más de tres años, inicié mis pasos en las comunidades de software libre. Me parece increíble que sea tan poco tiempo y que el software libre se haya convertido tan fácilmente, en uno de los ejes transversales de mi vida.

En estos tres años, además de maravillas y satsfacciones, mucho conocimiento y mayor conciencia sobre la importancia de un cambio cultural profundo… he acumulado algún conocimiento sobre cómo funcionan las comunidades (las que conozco), cuáles son sus fortalezas, debilidades. Me he frustrado, enojado, decepcionado en igual proporción a cuánto me he emocionado y he recuperado la esperanza en que ese otro mundo es posible y existe en lugares que no son Chiapas.

Esta introducción, marca el inicio de una serie de escritos que espero compartir. Creo firmemente que hay que escribir más para y sobre las comunidades de software libre y la cultura libre en general. Creo también que desde mi perspectiva como psicóloga que algo ha profundizado en lo social y comunitario y habiendo participado en comunidades casi a tiempo completo, ése podría ser mi aporte al movimiento.

¿Por dónde comenzar?

Por mucho que me pican los dedos por iniciar definiendo ¿qué es un troll? habrá que comenzar por el principio: ¿qué es una comunidad de software libre? Y como no puedo ponerme excesivamente científica, voy a ir editando los posts conforme encuentre más datos. Es decir, en lugar de buscar todo lo que se ha escrito acerca del tema antes de escribir… voy a ir escribiendo poco a poco y mejorando el post conforme vaya encontrando información relevante. Si no lo hago así, jamás empezaré.

A desalambrar el software libre

defences

Imagen: Defences become fences N°2, de Enrique T

Para actualizar y ser justa: ya casi estamos terminando la traducción de la campaña http://windows7sins.org gracias a la ayuda de Gabriel Molina, un mexicano con el que he podido trabajar en conjunto superando la barrera del repositorio. Gabriel accedió a trabajar «a pie» y hemos revisado juntos todos los textos. Gracias Gabriel.

Constantemente digo en mis conferencias, que no hace falta ser experto para ser parte del desarrollo del software. Es decir, si no sabemos programar, los usuarios y usuarias podemos dejar de ser entes pasivos y convertirnos en gestores del software, colaborando en actividades de difusión y activismo, pero también traduciendo, documentando y reportando bugs. Son tareas menospreciadas, pero bien importantes.

Lo lamentable, es que eso es falso en la mayoría de los casos. Los proyectos de software libre siguen siendo espacios pensados por y para informáticos, quienes muchas veces piensan que es relativamente simple seguir su lógica. Les tengo una mala noticia: NO LO ES.

La primera y única vez que reporté un bug, lo hice a la gente de KDE por un problema con el Aamarok 2. Me respondieron más o menos, que si no sabía reportar un bug correctamente, mejor los dejara en paz. Nunca más reporté un bug en mi vida (al menos, directamente) y me quedé con el Amarok anterior. Yo quisiera, lo juro, poder reportar un bug de una manera tan hermosa como esta (vía magus) pero es imposible para mis capacidades. De manera que los bugs quedan descartados, bajo la premisa de «lo que no sirve, que no estorbe». Ok. Puedo vivir con eso.

Si no puedo reportar bugs, puedo traducir… ¿cierto?

Puedo traducir con enorme felicidad y satisfacción si lo hago para Drupal. El sistema que usan es en línea y es sencillo, maravillosamente sencillo colaborar. En los translation sprint que hemos organizado en la RCSL llevamos dos módulos completos traducidos al español, en un trabajo que ha sido divertido y enriquecedor. Jamás frustrante.

En otro vecindario, la traducción de la campaña Windows7sins de la Free Software Foundation, no me ha traído más que tristezas. Desde hace dos meses tenemos los textos traducidos y revisados por tres personas, pero se decidió usar subversion, pedir llave pública, entrar por ssh y de ahí, ya no sé qué sigue. El caso es que los textos los tradujimos al mejor estilo cavernícola (con openoffice.org) y ahora tocaría meter línea por línea dentro de los archivos html que hay en savannah. Si hubiéramos tenido archivos .po ya todo estaría listo… tampoco estoy pidiendo milagros… pero con este sistema ha sido imposible para Eva y para mí -las que más nos hemos comprometido con el asunto- de manera que la campaña sigue sin estar traducida al español, y así seguirá hasta que alguien pueda hacerlo y se publique otra traducción no revisada. ¿Nuestro trabajo qué? Bien gracias, guárdemoslo de recuerdo.

Entonces… ¿cuál es la verdadera posibilidad que tenemos los y las usuarias de software libre, de convertirnos en gestores y gestoras del cambio? ¿cuál es nuestro papel, más allá de dar conferencias, vender camisetas o escribir en un blog? Dar conferencias no debe subestimarse, porque implica conocer bien los temas, estar preparada para responder muchas preguntas diversas y saber exponer claramente conceptos complejos… pero eso no basta. Sobre todo, cuando interactuamos con proyectos de desarrollo donde lo que vale es el código y no cuántas personas escucharon una charla e instalaron software libre después.

Yo, de todas maneras aprecio mis contribuciones y creo que son bien importantes, pero definitivamente creo que tenemos que hacer un mejor trabajo si queremos realmente trabajar por la libertad de los usuarios y usuarias. Ni todos somos poetas, ni todos somos programadores. Tendríamos que generar espacios y niveles de acción, que permitan que más personas se acerquen y hagan tareas que son capaces de hacer. Muchas podemos traducir, pero por favor, quítennos los alambres de púas.

Me fui de polizón en el barco del Drupal Tour ;-)

La semana pasada tuve el enorme placer de unirme al Drupal Tour Centroamérica que Josef Dabinger (@dasjo) comenzó el 1° de agosto en Nicaragua. El tour terminó ayer, con un taller más en Cancún.

A Josef lo conocimos en el Primer Encuentro Centroamericano de Software Libre, donde llegó junto a Felix Delattre (quien va para Costa Rica pronto, a completar el tour… porque dasjo no fue a tiquicia 🙁 ésta vez).

Gunnar Wolf me invitó a participar en el taller que se realizó en uno de los laboratorios del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM. Pude escaparme del trabajo para ir a compartir un día y medio aprendiendo cómo funciona el Marco de Gestión de Contenidos Drupal (porque eso lo aprendí también, que Drupal es un Framework, no un System). Colaboró en esta ocasión, Israel Elizarrarás, diseñador… a quien convencí de liberar su compu (ya casi lo llamo a ver si cumplió).

Lo más importante del taller -en mi caso- fue perderle el miedo a Drupal. Desde hace ya bastante tiempo es mi opción favorita para construir sitios web, por su dinamismo, solidez, comunidad y flexibilidad… pero del respeto no pasaba. Ahora, ya entiendo cómo funciona su lógica y cuáles módulos pueden faciltarme el trabajo. De ahí salió un sitio bastante modesto para Dialogía, en el cual estaré trabajando como madre orgullosa de la critatura.

Y bueno, como soy «pata de perro», decidí acompañar a dasjo a la continuación de su tour en Xapala y el puerto de Veracruz. Ahí nos recibió Iván Mejía (http://drupalmexico.com), un desarrollador de sitios web que usa Drupal y le saca el jugo de verdad como pueden ver aquí. Como Iván vive en Coatepec, pudimos comprar el maravilloso Café de Avelino… que aún no tiene sitio web… ¿qué pasó Iván? 🙂

En el puerto, nos recibió Mauricio Hernández de Veralinux. En el taller conocimos también a otros compañeros de ese grupo y a algunos informáticos que quieren usar Drupal pero no conocían mucho acerca del Software Libre. Josef me abrió un espacio y pude compartir con ellos algunos minutos de la charla básica acerca del SL, centrándome en temas de licenciamiento y cómo las empresas que usan SL deben contemplar alguna retribución. No es lo mismo aprovecharse del Software Libre, que utilizarlo contribuyendo a la comunidad o destinando recursos para el desarrollo del software. Si no, es como cortar la rama sobre la cual estamos sostenidos. En ese tema, espero trabajar más en los próximos meses

Las gracias a Josef Dabernig, Gunnar Wolf, Israel Elizarrás, Iván Mejía y a Mauricio Hernández por organizar esta última parte del tour. Por supuesto, gracias a la vida porque pude ser parte del viaje «diacachimba».

PD: Lo bloqueé por completo… interesante fenómeno del inconsciente freudiano… también asistimos a una reunión de twitteros de Xalapa. Saludos a todos (ya saben, pásense a identi.ca). Aquí hay fotos (por cierto, está muy buena la galería de Iván).

Soñar no cuesta nada, si soñamos tod@s

Hoy, Debian cumple 16 años. Un 16 de agosto de 1993, Ian Murdock envió un mensaje, anunciando una nueva distribución de Linux.

No sé si en este caso, se vale decir ¿qué sería del mundo, de nosotros, sin Debian? porque tal vez, más tarde o más temprano, alguien hubiera tenido una idea similar y de todas maneras, muchas personas podríamos tener sistemas operativos libres que podemos usar sin tener que ser expertas. Tal vez Slackware hubiera jugado ese papel, nadie lo sabe.

Sin embargo, el mérito es de Ian Murdock en principio, pero de todos los que estaban antes que él y de todos los que están adelante. Al Proyecto Debian, mis mayores respetos, y toda mi admiración. Y a mis amigos centroamericanos que aún no contribuyen con el proyecto, no se pierdan de colaborar para que nuestra MiniDebConf sea una realidad.

Feliz Cumpleaños Debian (y millones de gracias).
Children Distros… ¿ya le dieron las gracias a mamá? 😛

———————————————

Esta es una traducción libre de «Debian: A Brief Retrospective. Debian a Decade Ago» por Ian Murdock publicada por LinuxPlanet el 15 de agosto de 2003. Envié una consulta para confirmar que puedo publicar. Pediré perdón si la respuesta es no (así que lean antes de que tenga que quitar este post).

Hace diez años, yo envié un mensaje anunciando un nuevo proyecto de Linux:

From: Ian A Murdock (imurdock@shell.portal.com)
Date: August 16, 1993 6:09:59 PST
Newsgroups: comp.os.linux.development
Subject: New release under development; suggestions requested

[Inicia traducción de la cita que hace Murdock]

* Release se ha traducido como distribución *

Compañeros Linuxeros,

Esto es sólo para anunciar la inminente conclusión de una distribución de Linux totalmente nueva, a la cual he llamado la distribución de Debian Linux. Esta es una distribución que he realizado básicamente desde cero; en otras palabras, no sólo le hice algunos cambios a SLS y lo he llamado una distribución nueva. Para realizar esta versión, me inspiré después de correr SLS y estar generalmente muy insatisfecho. Después de hacerle muchas alteraciones a SLS decidí que sería más sencillo empezar desde cero. La base del sistema ahora está virtualmente completa (a pesar de que aún estoy buscando cómo asegurarme de haber tomado las fuentes más recientes para todo), y me gustaría obtener alguna retroalimentación antes de agregarle las cosas «bonitas».

(El mensaje completo disponible aquí)

Cuando envié ese mensaje, hace una década, Linux estaba siendo usado por tal vez apenas decenas de miles de personas en el mundo, y la mayoría de esas personas estaban usando su propio sistema Linux hecho en casa o el SLS de Peter MacDonald, el Sistema Linux Softlanding. Red Hat Software era apenas un brillito en el ojo de Marc Ewing.

Yo había usado Linux por algunos meses, desde enero de 1993. No mucho después, yo estaba enganchado. Como muchos de los otros primeros entusiastas de Linux, lo que me enganchó no fue Linux en sí mismo, sino más bien, la comunidad que se formó alrededor suyo.

Es difícil recordar, porque los proyectos de código abierto y desarrollo abierto son una trivialidad ahora, pero en 1993, lo que yo miraba que estaba sucediendo era completamente ilógico. Cómo podía la gente, sin un plan maestro, de diferentes partes del mundo, hablando diferentes idiomas y sin recibir pago, reunirse para construir algo tan complejo como un sistema operativo? Lo fascinante del asunto es que funcionaba.

El software que provenía del proyecto GNU era bastante conocido y similar en muchas maneras. También era libre y vivía en la Internet. Pero el software GNU se desarrolló a la antigua, con equipos pequeños, cerrados, tejidos ajustadamente detrás de puertas cerradas (como Eric Raymond mencionó con gran fama, años después en su ensayo «La Catedral y el Mercado Persa») [«The Cathedral and the Bazaar»+]. Linux se había desarrollado en una forma forma llamativamente distinta y aparentemente casual.

Después de unas pocas semanas de meter el pie en el agua (como dice el proverbio), fui barrido por todo lo que estaba pasando, y se hizo patente el poder que tenía aquello con lo que me había tropezado. Invariablemente, un chico universitario como yo correría hacia Linux (frecuentemente, buscando correr UNIX en casa para ahorrarse las caminatas invernales hacia el laboratorio de cómputo), echaría un vistazo, sentiría asombro por lo que estaba pasando, y entonces lo probaría. Usualmente, eso era lo único que se necesitaba.

El instinto de devolver, de contribuir con la comunidad que no te conocía pero que ya de hecho te había dado tanto, era palpable. A mediados de 1993, encontré mi nicho: Vi la necesidad de una «distribución» de Linux bien empaquetada, aunque desde mi mensaje inicial el 16 de Agosto de 1993, al parecer este término no estaba siendo ampliamente utilizado aún.

Como mencioné brevemente antes, en esos años, la gente generalmente lanzaba [bootstrapped from the ground] sus propios sistemas Linux o usaban la distribución SLS. Unas pocas distribuciones adicionales estaban disponibles, notablemente MCC Interim del Centro de Cómputo de Manchester y TAMU de la UNiversidad A&M de Texas, pero esos esfuerzos estaban mayormente inactivos en los tiempos en los que encontré Linux. A inicios de 1993, SLS era el rey.

Yo usaba palabras fuertes para referirme a SLS, pero no puedo enfatizar en esto lo suficiente: SLS logró un punto de quiebre, porque representaba la primera vez que Linux se había empaquetado para una audiencia más amplia que sus desarrolladores. Las distribuciones previas tendían a detenerse en el kernel, las utilidades básicas, y el conjunto de herramientas para desarrollo. SLS incluía un sistema de ventana, herramientas para formatear documentos, juegos, y otras herramientas que pudieran ser apreciadas por una comunidad más amplia.

Pero así como fue un punto de quiebre, SLS tenía muchos defectos, y para mi forma de pensar, estos problemas se interponían en el camino hacia hacer que Linux fuera apropiado para la audiencia ampla que SLS estaba tratando de alcanzar. Así que intenté arreglar esos problemas, primero con una serie de parches a SLS, después, desde cero, lo que se convirtió en Debian. Esto fue cerca del momento en el que envié el mensaje inicial el 16 de agosto. Slackware tenía similares inicios al mismo tiempo.

Siendo el chico de 20 años que yo era en ese tiempo, me imaginaba que construir una mejor distribución no sería un reto para mi intelecto y mis habilidades superiores. Esto es visible si vemos algunos de mis primeros berrinches [blusters], como «inminente conclusión» (lo cual, hasta donde yo sé, aún es cierta diez años después). Después de varios mensajes posteriores de «casi listo», llegué a la humillante realidad de que no sería posible hacerlo todo yo solo. Al mismo tiempo, comencé a a darme cuenta de que Peter MacDonald tenía el mismo problema. Recordando mis impresiones iniciales sobre el poder del desarrollo distribuido y abierto, decidí adoptar la idea del desarrollo abierto para mi proyecto de distribución. ¿Por qué no?

El 27 de agosto, envié otro mensaje:

From: Ian A Murdock (imurdock@shell.portal.com)
Date: August 27, 1993 8:22:14 PST
Newsgroups: comp.os.linux.development
Subject: Debian: a brief status report

[Inicia traducción de la cita que hace Murdock]

[…]

Quisiera hacer notar aquí que me gustaría que esta distribución de desarrollara de la misma manera que muchas de las demás que Linux ha desarrollado. En otras palabras, quiero que todos *contribuyan* a este esfuerzo y no simplemente que usen algo que un equipo de un sólo hombre ha edificado. Esta distribución será mejorada por la comunidad Linux como un todo, y yo serviré simplemente, como coordinador de ese esfuerzo».

[…]

(El mensaje completo disponible aquí.)

————————- FIN ————————————–

+ La palabra bazaar se traduce como «bazar«, pero su definición remite a un mercado al estilo árabe, que popularmente llamamos «mercado persa».

Los trapos sucios de Ubuntu

Hace unos días, publiqué un post donde mencionaba el trapo sucio de Canonical respecto a sus criterios para decidir cuáles bases de datos usar para launchpad. En ese momento, me decepcionó enormemente leer en sus FAQ, que estaban dispuestos a usar Oracle y que por mucho tiempo se aseguraron de poder migrar los datos si Postgresql no les funcionaba… Yo dije ¡Plop! y decidí desinstalar el Ubuntu de mi computadora para evitar la vagabundería y entrarle al Debian de una vez por todas (gracias jmas).

Hoy, Marcelo envió a la lista de la RCSL, una noticia sobre Ubuntu, pero esta vez se trata de algo mucho más grave que la falta de compromiso de Canonical con el Software Libre. Se trata de esa falta de compromiso manifestándose en el irrespeto a los usuarios y sobre todo, a los colaboradores que desinteresadamente prueban las versiones en desarrollo. Se trata de Canonical sacrificando la libertad de los usuarios por buscar la «generación de ingresos». Ya no me extraña y casi agradezco, que Ubuntu se denomine como un «linux» nada más y que no mencionen a GNU en ese engendro que están cocinando.

Se trata del asunto del  Bug #402767 Multisearch CSE breaks l18n+setfocus+images+cached+I’m feeling lucky functionality and «violates user trust» y la respuesta de Rick Spencer:

Gracias a todos por sus comentarios sobre este error. Gracias a todos por la prueba, el alfa y por contribuir en hacer kármica tan grande como se pueda. Agradezco el tono medido y respetuoso de la presentación de informes.

Tomo muy en serio estas preocupaciones. Permítanme resumir las cuestiones planteadas aquí, y proporcionar algunos datos y respuestas:

Hemos hecho algunos cambios en la versión Alpha 3 de Firefox relacionadas con cómo y dónde se procesan las consultas de búsqueda. Hemos introducido los cambios en este momento en un espíritu de experimentación con el fin de explorar y comprender la experiencia del usuario y los patrones de uso. Nos proponemos utilizar este código experimental, por lo menos hasta Alpha 4.

Experimentando con los colaboradores sin su consentimiento… ajá…

Tenga en cuenta que no necesariamente prevemos «Multisearch» como el código que queremos en una versión estable. Independientemente de las acciones que tomemos en respuesta a la información y retroalimentación dependerá de la información y la retroalimentación que obtenemos de este esfuerzo.

Esencialmente, hemos implementado dos cambios con el fin de recabar estos datos de uso:
1. Cuando los usuarios piden una nueva ficha, ven una página de búsqueda predeterminada.
2. Todas las búsquedas utilizan la página de resultados de búsqueda personalizados. Anteriormente esta página de resultados de búsqueda sólo se utilizaba cuando los usuarios hacían una búsqueda desde la página de inicio por defecto de Ubuntu.

Cambio # 1 fue un esfuerzo por explorar una mejor experiencia de usuario. En general, se ve extraño cuando los usuarios obtienen una página en blanco, sobre todo cuando se está utilizando ff [firefox] en una NETBOOK en modo de pantalla completa. La nueva pestaña, simplemente hace que la pantalla quede en blanco. Tomen en cuenta que Mozilla está estudiando «una nueva pestaña» y el comportamiento (http://labs.mozilla.com/2009/03/new-tab-page-proposed-design-principles-and-prototype/)

Si Mozilla y Google lo hacen no es lo que está en discusión. Lo que se discute es que alguien tenga que señalarlo como un Bug para que alguien dé un paso al frente y acepte que se incluyó esa funcionalidad, que en realidad es una aplicación espía.

Cambio # 2 es sólo un artefacto de recolección de datos de uso. Nosotros sólo podíamos ver qué partes de la interfaz de usuario de FF estaban utilizando las personas para hacer las búsquedas, si las enviábamos  a nuestra página personalizada. Este uso de datos es importante porque nos ayuda a canalizar los recursos de diseño y desarrollo de funciones útiles, y también es importante porque puede estar vinculada a la generación de ingresos.

La generación de ingresos que apoya el proyecto es una característica, no un «bug». Sin embargo, somos conscientes de no tirar el bebé con el agua del baño [¿tirarlo todo por la borda?]. En otras palabras, debemos encontrar el equilibrio entre seguir ofreciendo al usuario una experiencia de alto nivel al tiempo que se aprovechan las oportunidades de ingresos.

… por medio del engaño y el spyware… al mejor estilo del software privativo… buagh

En términos de «qué tipo de datos de uso» estamos recogiendo, son simplemente los mismos datos que ya se han enviado a Google y Mozilla: el pedido de búsqueda, y el canal para la búsqueda. Se trata de los datos que ya están previstos y se recogen cada vez que un usuario realiza una búsqueda con un motor de búsqueda en cualquier lugar de la web, y estamos simplemente utilizando los instrumentos de Google para ver los resultados agregados.

Es que no es ni pena lo que debería darles… hasta Google dice abiertamente qué hace y cómo lo hace… y los usuarios para eso instalamos Customizegoogle y otros complementos… para resguardar nuestra privacidad… pero claro, ¿cómo vamos a desconfiar de nuestro «linux»?

Este error empezó con un tema específico, pero algunos reportes de errores han añadido asuntos. Creo que los siguientes asuntos planteados son preocupaciones que deben tratarse como errores:
1. La «barra Awesome» no hace búsquedas del tipo «feeling lucky»
2. La página de resultados de búsqueda personalizada no es estéticamente agradable
3. La página de búsqueda personalizada carece de funcionalidad (imágenes, vídeos, mapas, etc ..)
4. «Multisearch» no es un nombre descriptivo
5. La nueva interfaz de usuario en las páginas de nueva pestaña es visualmente desordenada, no es útil
6. Las conversiones de moneda no funcionan

Esa es mi parte «favorita» si la unimoa con la frase célebre: «La generación de ingresos que apoya el proyecto es una característica, no un «bug». Porque sí, es importantísimo que se le cambie el nombre a «multisearch»… eso sí que es un error fundamental.

Vamos a tomar estas consideraciones muy en cuenta, mientras consideramos si se debe avanzar con los cambios en la experiencia por defecto de búsqueda.

¡PLOP!

Por eso, me traje el comentario que más me gustó de los que pusieron cuando se reportó el «bug» que no es «bug» para Canonical:

Roger dijo:

Esta es un flagrante abuso de confianza. Ustedes instalaron algo en mi computadora, que yo absolutamente no quería tener instalado. Aparte de la filosofía del FOSS, la cosa que hace que ame Linux es que no tengo que tener anuncios atragantándome la garganta cuando lo uso. O al menos no me sucedía.

Yo sugiero que remuevan esta porción de software de una vez. También sugiero que quien sea responsable en Canonical sea despedido, inmediatamente, y que se nos asegure que algo como esto no sucederá nunca en el futuro.

Y claro… ya hay quienes simplemente dicen: «desinstalen y listo«… pero no… los de Canonical, como dicen en México «¡Qué poca madre!». No sé si Rick Spencer sigue siendo el representante de Canonical en GNOME Advisory Board pero deberían darle unas clases de lo que se denomina Libertad de Software.

¡Pura vida, Centroamerica! (+ México + Austria + Alemania + EE.UU. + España + Uruguay + Colombia)

Poca gente podría entender, que algo que se supone frío (como computadoras, escribir líneas de código, instalar programas) permita que los seres humanos saquemos lo mejor que tenemos, para compartirlo con los demás. Pocos entenderán (si no estuvieron ahí o si no participan de una verdadera comunidad de Software Libre) que hemos pasado días maravillosos, aprendiendo a toda hora, en espacios formales e informales y encontrándonos.

El Encuentro Centroamericano de Software Libre, fue todo un éxito, pero sobre todo, fue un verdadero encuentro. He asistido a infinidad de pseudo-encuentros que terminan siendo abominables congresos donde en los pasillos suceden las mejores cosas, pero las agendas obligan a entrar a las aulas a escuchar aburridas conferencias. Aquí, las mejores cosas pasaron dentro y fuera de la agenda… como ni siquiera lo imaginábamos.

A toda la comunidad centroamericana, le mando un gran abrazo. A muchos, se los pude dar en presencia (soy un poco efusiva, los abrazos con letras se me quedan con ganas, así que aproveché) pero a otros no. Hoy, apenas regresando a las actividades «normales» me siento satisfecha, emocionada y esperanzada… y haré todo lo que esté a mi alcance por apoyar a los demás en lo que planeamos y soñamos.

A las centroamericanas, mi saludo especial. A l@s compas nicaragüenses, mis felicitaciones. A todos y todas… gracias por atreverse, por venir, por participar, por bailar, cantar, programas, ayudar, reír, enseñar, aprender, construir, discutir, opinar, firmar y querer cambiar el mundo.

————————— ACTUALIZACIÓN 24 JUNIO 2009

Los compas de Guate han hecho un buen trabajo reportando en sus blogs. Linkeo mis favoritos:

Tuxtor

Lfac (mejor conocido como el sabros del ritmo)

Por cierto, ya soy grande, ya estoy usando Debian y pude estrenar orgullosamente la camiseta que me regaló la Vix en el FLISOL de Nicaragua.

debian_team

Estamos a pocos días del Primer Encuentro Centroamericano de Software Libre

Hace bastante tiempo ya, algunos «locos» comenzaron a hablar de hacer un congreso centroamericano de Software Libre. Creo que la idea surgió después de un intercambio que se dio en el CGSOL del 2008 en  Xela, Guatemala (Quetzaltenango).

Encuentros, lo que se dice encuentros, hemos tenido muchos. Ya son casi legendarias las historias de «personajes» (no menciono por aquello del chisme) que visitaron Nicaragua, de otros «personajes» que visitaron Guatemala y también de las experiencias del Linux Tour a Honduras.  También, varios años antes, algunos compañeros viajaron a Costa Rica e incluso hubo quien se fue con su mochila al hombro para asistir a la charla que dio Richard Stallman en la UCR pero fue vencido por la inclemente carretera de dos carriles con la que los ticos hacemos resistencia al Plan Puebla-Panamá (nos deberían decir «el tapón de Guanacaste»). Pero no es lo mismo. Muchos nos hemos conocido ya y nos hemos dado los abrazos que con letras es imposible darse (por mucho que lo intentemos) pero ahora… ahora por fin, celebraremos el primer encuentro Oficial… el ECSL.

Ha sido arduo el trabajo de los amigos y amigas de GULNic y de todos los que hemos estado colaborando un poco. Más arduo será el trabajo de la próxima semana pero sabemos que vale la pena. La agenda está jugosa pero aún más jugosa está la lista de asistentes…Creo que muchos tenemos la total convicción de que este encuentro será el primero de muchos y que lo disfrutaremos enormemente. Pero también, sabemos que tenemos la misión de marcar un antes y un después en el desarrollo y difusión del Software Libre en nuestra región y más allá (porque contaremos con la presencia de amigos de México y hasta un español que se nos ha enamorado de estas tierras). El ECSL debería permitirnos generar mayor cohesión entre los grupos dentro de cada país y de la Comunidad de Software Libre de Centroamérica.

Y es importante mencionar, que dentro de este encuentro, se ha conformado un grupo pequeño de mujeres que trabajamos con Software Libre en la región. Hemos estado planificando una mesa de trabajo para conversar sobre nuestra experiencia trabajando con la tecnología, la incursión de las mujeres en áreas profesionales TIC y el reto que tenemos en las comunidades y redes de mujeres trabajando con Software Libre. Hay varios documentos interesantes aquí para descargar y cuando terminemos la mesa, pondremos el documento resultante a disposición también en el wiki.

A quienes vayan a ir, espero que podamos sentarnos a hablar en vivo y a todo color… a quienes no puedan asistir, esperamos tenerlos en el próximo encuentro y que en éste, estén presentes de alguna manera en las mesas donde tendremos transmisión e intercambio por IRC.